lunes, 22 de octubre de 2007

Tecnología de punta

Si tienen niños chiquitos no se anden arriesgando comprando juguetes hechos en China llenos de plomo. Mejor háganlos ustedes mismos.
Por ejemplo, aquí les muestro la sonaja favorita de Mateo, hecha con productos de primera calidad. Sólo requieren una botella de agua vacía de marca genérica para que haga más eco y se oiga más tercermundita el sonido. Y luego nomás le agregan media docena de centavos apestosos, (los gringos son más sonoros y más inútiles que los mexicanos).

Este instrumento de percusión no requiere pilas ni mantenimiento y les garantizo que hace el ruidazo que a todo bebé le gusta hacer.

Además, si tienen hijos sabrán que ellos siempre desafanan los juguetes sofisticados y se divierten con lo más simple. Si les interesa el producto, hagan sus pedidos por esta vía antes de las prisas de Navidad.

2 comentarios:

MLD dijo...

ES UN JUGUETE CON INSTINTOS BEBERLIESCOS

BRENDA dijo...

Estoy empezando a leer tu blog desde el principio y me gusta mucho. Ahí te encargo un juguete de estos para mi nena, jejeje.