martes, 23 de octubre de 2007

Desde el viejo orden

Los martes son días indefinidos.
La semana ya empezó y el martes se queda con cara de no saber para dónde moverse y nosotros tampoco. Estar en martes es saber que todavía no vamos ni a la mitad y que el fin de semana está muy lejano.
Yo ando callado, no tengo nada que decir. Porque también ya huele a otoño y ando melancólico y con la nariz llena de viento seco; o sea que traigo como un espagueti emocional en la cabeza.
Mejor denle click a esta rolita que lleva dedicatoria a un par de amigos con los que me despedí del Viejo Orden, allá a mediados de los 90.

2 comentarios:

MLD dijo...

HIJOLES EUGENIO!!!!...LLANTAX Y LA MADRE...ESA ROLA ERA MUY SONADA EN UN THUNDER NEGRO QUE YO TRAIA(MEDIO CALOREX),AH QUE CHAQUETON.......CAMBIANDO DE TEMA: ES BUENO QUE TUS LECTORES TENGAN UN ABC DEL MIEDO Y DESPUES LA DUDA QUE SON LOS LUNES Y MARTES...ES UN MANUAL "QUE HACER EN CASO DE TENER"

Anónimo dijo...

el viejo orden nunca se olvida
paco