lunes, 21 de julio de 2008

Uno, dos y tres

Y entonces Dios me preguntó: ¿Qué aprendiste el fin de semana, hijito?
Y yo le contesté: Pues no mucho mi Dios, pero más o menos te puedo resumir la jornada de "descanso" en estos tres temas.

LUMBALGIA. Todo el domingo me la pasé agachado correteando al único niño que amo en todas sus facetas. Su madre no desaprovechó una invitación que le hicieron para ir a gastarse una suma importante de dólares a Laredo. Ese dinero habría podido servirnos para pagar la simpática tenencia del Astra, el más fregado (y único) carro que tenemos, pero mi vieja decidió que era más importante gastarlo en un viaje "de ida y vuelta" (de ida y vuelta como nuestro salario).
Dos factores ayudaron a su huida: el dólar está muy barato y yo soy un pelele.

Mateo quedó desmadrado (sin madre) y yo desposado (sin esposa) desde el sábado en la noche, así que ni me dio tiempo para calentar los músculos de la espalda. Los que todavía no son papás tienen que saber que lo primero que se nos termina con un bebé, después de los ahorros, es la columna vertebral.

Fui un papasote todo el domingo, la neta que lo hago bien. Lo llevé a taquear, a misa, al parque, a que le diera un beso volado a los abuelos, a que brincara en los inflables, a que caminara descalzo por el centro comercial, a que lo viera su tío Eddie y a cenar. Y todo lo anterior, señoras y señores (como dice Joserra), sin la ayuda de "Mary", nuestra carreola.

No crean que fue un descuido no apoyarme en tan útil aparato, lo que pasa es que últimamente es contraproducente porque Mateo ya no aguanta sentado y entonces preferí cargarlo todo el día aún sabiendo que hoy no iba a soportar el dolor de espalda.
Una nueva tortura hay para mí: Tratar de amarrarme las cintas de los zapatos. ¡Ouch!

iPODs. Más rápido cae un violador que un cojo, o algo así. Un día dije que lo mío, lo mío, lo mío eran los CD's y ahora resulta que tengo no uno sino dos iPods. Me siento como Britney Spears que nomás confesó querer llegar virgen al matrimonio e inmediatamente después empezó a darle hasta por chicuelas.

Cuatro personas confabularon contra mi retrógrado espíritu y el día de mi cumpleaños me regalaron estos dos aparatos del demonio. Lo mejor es que uno de ellos venía nutrido con 603 de las canciones que más me gustan. Qué chulada.

El sábado en la noche, como andaba home alone, deposité a Mateo en su cuna no sin antes comprar una no moderada cantidad de tecates para estrenar uno de mis dos iPods (tengo que seguir presumiendo que tengo dos, perdón). Aquella fue una peda entre el yo de ahora y los muchos yos que viven en cada una de mis canciones favoritas.

Pinche iPod, hasta parecía que me conocía. Me fue dando estocadas de Fobia, Jet, Pulp, Beck, Olive, Counting Crows, The Cure, Nirvana, Morrissey, Aimee Mann, Sting y un largo etcétera. La última vez que voltee a ver el reloj de la cocina eran las 4:37 de la madrugada y apenas iba en la canción 128. "Este aparato me dura unas 6 borracheras sin interrupción", le dije a Ramona que a esas horas estaba muerta de sueño y de aburrimiento.

Les confieso que hablé solo, eché lágrimas, me ganó la melancolía, me maravillé con mi presente, recordé ex novias, pensé en amores inconclusos, en viajes pasados, en amigos que hace mucho no veo (te extraño pinche Paco) y hasta imaginé cómo sería la carita de una hija que quiero tener en un futuro así tenga que vender un riñón (lleno de pipí con tecate). Todo este combo de emociones sucedió durante la primera noche oyendo mi iPod. Qué buen producto.

BATI ESTRÉS. Si ya vieron la última película de Batman...¡no me hablen! A cada rato alguien se me acerca y me pregunta: "¿Ya la viste?" y yo sufro porque no me gusta que me cuenten ni cómo empiezan los créditos. Desde el viernes le ando sacando la vuelta a esos afortunados compañeros de oficina que ya la vieron, porque es un deporte muy popular entre periodistas contarse las tramas.
"No te voy a contar el final", me dicen y yo les respondo: "¡No me cuentes ni el principio!".

Una penosa confesión: Batman Begins, la primera de esta nueva serie de películas de Batman que se estrenó en el 2005 me gustó tanto que al día siguiente que la vi me puse a hacer un chingo de ejercicio y hasta pensé en tatuarme un murciélago en la espalda. Sí, así de naco mi caso. Pero la verdad es que creo que Christopher Nolan retrató a este personaje como ningún otro director lo ha hecho con algún otro superhéreo, y eso que a mí ni los cómics ni los superhéroes me encantan.

Y ya me voy, porque para ser lunes he escrito demasiado. Buen inicio de semana.

5 comentarios:

Ontobelli کτγℓع dijo...

Buenas anécdotas.

Yo también era de los que pensaba para que quiero mp3 si puedo tener CD's. Pero esos iPod son una maravilla.

Saludos.

EstrellaE dijo...

jajaja pues yo era una de las tuyas, no tenía ipod, hasta que un cuate llego con una propuesta buenísima... le compre su ipod, y zas! no se que le hice que al cabo de 2 semanas ya no jala...
lo peor es que parece que naci con ese aparato del demonio... lo necesito!
besitos

Lourdes dijo...

jajaja que divertido post E :-) y no eres pelele jajaja eres un cuero!! mi esposo asi es tambien me voy este fin a un concierto y el se queda con los niños:-)mientras la cosa sea balanceada es fregon escaparse de vez en cuando de la rutina.

ayer me fui con mi Gabrielin a entregar mi tesis y como al pobre le toco todo lo aburrido oficinas, encuadernado etc... lo lleve al final a un playground. Chin...!!! no me puedo ni mover hoy!! lo anduve persiguiendo maratonicamente por mas de 3 horas y este niño es un conejo duracell, me salio mejor que ir a un gimnasio asi es que me dio mucha risa tu post. sorry jajaja

ehh yo aun no tengo ipod, regalame la segunda jajaja tambien asi lista con las 600 canciones, que buen regalo!!

Mañana me voy a Reykjavik asi es que buen fin desde ahorita.
saludos,
L

lupita V dijo...

yo no tengo Ipod, pero luego se lo pido a Santa Clos, jejjej
pues lo padre es que te la pasaste bien contigo, eres buena compañia.

Anónimo dijo...

Eugenio, las fiestas privadas con
ipod son demasiado divertidas, como tu dices (el ipod y yo)....la verdad si me he aventado varias borracheras con ese aparato. Tambien se te extrana mucho por aca, espero que pronto nos tomemos unas cervezas en Mty o aca en Dallas para platicar de todos esos anios que se recuerdan con una sonrisa...sigue con tu blog que por cierto esta buenisimo y aparte lo leo todos los dias!!!
saludos a toda tu familia
Paco