jueves, 16 de octubre de 2008

Padre nuestro que estás en el banco...

Tengo un amigo que venera el dinero y todo lo que éste puede comprar.

Él es muy fijado con las marcas, es muy materialista, es muy wannabe, pero es muy mi amigo, por eso lo acepto y lo quiero así como viene. Aunque a veces me da mucha hueva, hay que decirlo, en honor a la verdad.

Para Mr. Personality, -así le apodo en secreto-, el éxito de una persona es igual a la cantidad de salario que recibe, la quincena es su vida, el billullo su pastor y nada le falta.

Para él, la existencia no es tan miserable mientras el carro que manejas sea de modelo reciente, y los trajes que hay en tu closet completen perfectamente toda la gama de tonos que existen entre el negro y el gris: Negro noche mediterránea, negro azabache, negro-morado, negro a rayas, gris oxford, gris rata, gris plata, gris moneda, gris cielo nublado, gris charoloso tipo grupero, gris uniforme escolar... y así de pared a pared.

Mi amigo tiene una familia envidiable, pero rara vez saca el tema. Nunca me ha dejado entrar en su alma, pues cada vez que quiero conversar con él de algo personal pone en la mesa puros lugares comunes como: "Así es la vida", "Nada es fácil en este mundo", "No hay lonche gratis", "Está cabrón este pedo...", etc.

Él sabe que a mí no me gusta hablar de golf, de Las Vegas, de carros, de empresarios, de divisas y de marcas; y yo sé que a él no le gusta hablar de películas, de música, de pedos existenciales, de los hijos y de los ochentas. Entonces, bien aprendidas las reglas del juego, nuestro terreno de conversación se limita al diálogo universal hombre-a-hombre, es decir, hablamos de mujeres, de las propias, de las ajenas, de las famosas, de las de la tele, de las de la cuadra, de las imposibles, de las de antes, de las de siempre. Tema que nunca lleva a nada, pero que concluye en todo.

Pues bien, el lunes me topé a Mr. Personality en la calle. El pobre andaba muy bien vestido,-como siempre-, pero traía la cara como la de un cartero que ha sido correteado por un rottweiler. En ese saludo casi a fuerzas que nos exige la prisa, mi amigo me contó que la crisis mundial lo tiene sudando frío porque sus tres tarjetas de crédito las trae hasta el cuello (uterino). Todo debe.

-Está cabrón, ayer volví a ir a misa después de años de no hacerlo, creo que desde que me casé-, me dijo antes de despedirnos.

Todavía no le encuentro moraleja a este encuentro. El mundo me sigue pareciendo muy raro y más aún la lógica que los humanos le damos a los eventos que no podemos controlar. Según nosotros es posible y hasta efectivo ir a rezarle a Dios para que este colapso económico no nos agarre cagando, o que por lo menos no nos toque otro "error de diciembre".

¿A Dios rogando y con la tarjeta de crédito dando?

7 comentarios:

Lau dijo...

hijole!!! esta cañon verdad? que miedo esto de la crisis, espero que la libremos todos

Antonio dijo...

Jajaja, qué buena caricatura. Eres "Eungenio". A mí me ocurre lo mismo con algunos de mis amigos. A la que mentas algo que suena a reflexivo te sueltan "¿Qué hora es?" y cambian de tema.... hasta que llega el Katrina y se ven en el techo de sus casas pidiendo socorro.

Con carros buenos y trajes caros la relatividad debe sonar a chino.

Saludos.
A.

La ingeniero dijo...

jjajajaja pos ta cabron
saludos!!1

Ontobelli کτγℓع dijo...

Moraleja: No hay peor pobre que el que sólo tiene dinero.

Conozco a varios así.

Especulo que tu amigo tiene un grave problema de autoestima, y alguien en su familia le enseñó el "tanto tienes, tanto vales", por eso intenta relacionarse con el mundo desde la ficción de tener, aunque lo deba todo. Y como sabe que es engaño, se frena para intimar con los demás.

Hay muchos esclavos de las apariencias y más en ciudades como Monterrey donde aparentar hace la diferencia entre ser aceptado o rechazado en ciertos círculos.

Saludos.

la burbuja de yol dijo...

hijole creo que tu amigo evade y se escuda en lo material, pero tambien cuando caes en esas rachas de que estas en el hoyo, sacas tu verdadero yo. (¿me entendi?)

ke miedo las tarjetas!

Lupita V dijo...

tengo una buen amiga, que es asi, antes de todo, la marca, desafortunadamente ese tipo de vida se esta llevando al traste su matrimonio, porque ahora estan hasta el chongo de las TC y los siguen, amenazan, llamadas a deshoras, y todo ese show.
pero lo malo del asunto, es que todavia no toca fondo.
Y sigue gastando lo poco que le queda en puras pendejadas.

Tabita dijo...

"Querido diosito, no he venido a la iglesia a rezarte porque tu sabes lo difícil que es aprenderse de memoria los 500 tonos de negro que existen, pero yo soy fiel devoto tuyo diosito, y la iglesia uno la lleva dentro, así que vengo a pedirte un favor.

A todos los triplejueputas del realstate de EEUU, que hipotecaron 40 veces las casas de los american idiots solo para ganar comisión y hacerse millonarios (como yo debería ser), a todos esos mándalos con Lucifer, para que hipotequen hasta la parcela de tierra que tiene reservada Chávez y así se joda el sistema capitalista infernal (literalmente); y a los banqueros estadounidenses que a sabiendas del inminente crack siguieron manejando dinero invisible, jugando con las pensiones de millones de viejitos, y fueron liquidados con 20 millones de verdes, mándaselos a las FARC en la selva Colombo-Venezolana con una nota que diga: muera Chávez, viva Bush, y me cogí a tu mamá. Gracias diosito, esta noche te prendo una velita a ver si mañana amanecen mis tarjetas de crédito más bajas"