lunes, 20 de octubre de 2008

Digestión cerebral, divino tesoro

Este post se llama Pablo. Así le puse desde esta madrugada cuando me levanté a recoger al pedazo de caos de su cuna. Se llama Pablo, pero responde al apodo de "Mi Pequeña Necedad". ¿Pooor?. Pues porque escribirlo fue una necedad ya que hoy no tengo nada de que escribir. A veces cuando no tengo nada para escribir le echo confetti a los renglones y termino posteando algo más o menos saboro y coloro, pero esta vez no saldré bien librado. Lo único que se me ocurre adelantarles para que no se me aburran y me abandonen por otro blog menos cucho, es decirles que la arena estaba de bote en bote. ¿Se nota que acabo de ir a una boda?.

Hoy en la mañana, mientras me cepillaba los zapatos y me amarraba los dientes estuve pensando en la digestión cerebral. No hablo de las popós, pipís, fluidos, gases, agruras e intestinos, temas todos ellos de mi interés primordial; hablo de esa capacidad, cada vez más impermeable que tenemos las personas civilizadas de digerir las espantosidades y bestialidades que suceden a nuestro alrededor; hablo de ese bálsamo con el que arropamos a nuestra alma para poder seguir con nuestra vida, muy a gusto, aún habitando en la calle purgatorio cruz con infierno, frente al averno. ¿La negación-asimilación del mal será nuestra más útil herramienta para sobrevivir?.

He descubierto que esa digestión cerebral a veces se atora y nos deja en la memoria imágenes horribles que nos niegan su retiro. Por ejemplo, yo tengo dos escenas que aún no he podido digerir, las dos tienen que ver con violencia y las dos las vi en la tele.

La primera escena macabra que me persigue cuando estoy solito es aquél linchamiento que sufrieron tres policías en Tláhuac por un centenar de personas (transformadas en mandriles enfurecidos) que supuestamente confundieron a los uniformados con secuestradores de niños. La turba -niños y adolescentes incluidos- los golpeó hasta el cansancio, con piedras, pies, palos y puños. En medio de la carnicería a uno de los oficiales le fue acercado un micrófono y una cámara de televisión frente a los que pudo balbucear que los estaban confundiendo, pero pocos minutos después la multitud de gente carroñera se los llevó para prenderles fuego aún estando vivos. En pocas palabras: De México para el mundo una probadita de infierno, nada más.

La otra escena es mucho más rosa, pero igualmente lamentable. Se trata del cabezazo que le dio Zidane al higadito (literal) de Marco Materazzi en la Final del Mundial 2006 de Alemania. Nada como para lamentarnos siglos y siglos, pero todavía me es imposible entender el grado tan alto de estupidez por parte del mejor futbolista de todos los tiempos (sí, encima de Pelé y de Maradona a mi gusto). Recordemos el contexto: a) Era el último juego oficial de Zizou, b) Era una Final Mundial en la que tenía amplias posibilidades de ser Campeón por segunda vez, c) En el juego ya había anotado un penalty hermoso, de postal, d) En los últimos minutos se "calentó" por un comentario que le hizo el italiano mañoso, e) Zidane se atomizó en carnero y lo embistió con la pelona (sin albur), f) El mediocampista-delantero terminó expulsado y subcampéon. Conclusión: ¡Bu!.

Estas dos escenas imborrables para mí, el linchamiento y el cabezazo, conviven desde hace años en mi mente, ya se hicieron amigas y están aliadas para dejarme insomne cuando se les hincha. Alguna vez escribí en este mismo espacio que uno de los planes de Satanás o de __________ (pon el nombre que quieras) es repetirnos la atrocidad hasta que nos acostumbramos a ella.

Nuestro lado oscuro termina por anestesiar nuestro sentido común y terminamos diciendo jaladas como éstas: "Si los lincharon los policías se lo buscaron", "Para qué te metes a la cueva del lobo", "La gente está cansada y tiene razón de tomar la justicia por su propia mano", o, "Por eso Zidane era futbolista y no economista, se le nota la raíz vulgar", "El futbol es un juego de pendejos bárbaros, por eso pasan esas cosas"... etc.

Como no podemos hacer nada en contra del mal -el ya hecho y el que está por hacerse- lo empezamos a enjuagar en la mente varias veces hasta que pierde su olor venenoso y podemos sentarnos a comer a su lado. Con el tiempo resulta que el asesino de niños en Las Cumbres no era tan malo porque su noviecita lo provocó, y que el demonio es hasta simpaticón. Le perdemos muy fácil la alergia al sadismo. Mientras no pase nada en nuestra casa, no hay piedra en el riñón.

Yo propongo y concluyo que... ¡nada! Iba a decirles que llenen su semana de imágenes bonitas para contrarrestar el hediondo ambiente en el que están creciendo nuestros hijos, pero que es más importante darles todo el amor posible para que éste se multiplique con el tiempo y para que cada vez tengamos menos linchamientos y menos Zidanes furiosos en el mundo. Me iba a poner bien profeta en mi tierra-blog, pero recuerden que este post se llama Pablo y no está como para dar consejos ni para lanzar iniciativas. Fue una necedad escribirlo, lo digo en serio, en serio.

5 comentarios:

Ale dijo...

Yo tengo una colección imborrable de imágenes terribles que por mas que trato de evitar siempre logran colarse por algún huequito del subconsciente.
Todas ellas involucran uñas arrancadas de las más crueles formas o golpes y heridas en los globos oculares.
¿Cuándo tendré una diarrea mental para deshacerme de todas ellas?

Canalla dijo...

Nada. No fue una necedad. ¡Y qué genial si se llama Pablo!. Y una mala noticia: estás condenado a ser toda tu vida un un buen tipo. Sí, ya sé que con eso no se ganan concursos de popularidad ni vidas de ensueño, pero se duerme mejor (bueno, a veces). Saludos

MLD dijo...

HIJOS FLACO SI SE PUEDE: PRIMERO QUE NADA , COMPRATE UNA MOTO Y SIENTE LA LIBERTAD QUE TE DA LA CARRETERA E INMEDIATAMENTE DESPUES ESA EXPERIENCIA TE SIRVE COMO UN BUEN ACEITE DE RISINO PARA CUANDO TE VENGAN ESAS IMAGENES. PERDONA QUE TE LO DIGA PERO MI BIEN QUERIDO MATERAZZI HIZO QUE EL PENDEJO DE ZIDANE SACARA TODO SU LADO ARABE RADICAL E HICIERA LA PENDEJADA QUE HIZO. Y POR ULTIMO VIERON LAS ESCENAS EN EL CANAL DOS CUANDO UN GRUPO DE CHANGOS DESEREBRADOS CASI MATAN A UN CHOFER POR QUE MATO A UN MOTOCICLISTA Y LA VERDAD ERA QUE EL DE LA MOTO HABIA TENIDO LA CULPA, POBRE WEY GRITABA COMO MARRANO ANTES DE SACRIFICARLO....QUE PASA????

Lourdes dijo...

Hola! Hay escenas que se quedan grabadas y ah como es dificil borrarlas...
Q horror con la escena esa de los policias, aqui salio en el periodico, horror! La brutalidad humana al grado maximo!
Vi un documental hace unos meses acerca de Zidane, lo entrevistaban y mostraban a su familia, hermanos , lo seguian por un tiempo y por supuesto que le preguntaron y recordaron ese momento porque el documental cubria ese mundial en especial... La verdad me dio mucha tristeza ver como el Zidane casi se da de golpes con la pared, le dolio feo, no dijo mucho pero la manera en que respondio hasta dolio te juro, ademas entrevistaron a sus hermanos sobre lo mismo y bueno una pena, el documental termino con una tristeza...que mala onda que arruino un momento tan especial en su vida por una provocacion estupida. Ni modo, todos la regamos alguna vez...

saludos,
L

filomeno2006 dijo...

El mejor futbolista de todos los tiempos es Don Alfredo di Stéfano