lunes, 10 de marzo de 2008

Pastillas para dormir

Mi amigo "El Peddie" tenía la costumbre de poner en el buró de su cama una libreta en donde todas las mañanas apuntaba los sueños de cada noche. Según él, anotando las aventuritas que hacemos mientras dormimos podemos llegar a conocernos más y encontrar símbolos ocultos de nuestra existencia. (¡Aijuesupinchemadre!, qué "loco").

Yo nunca he anotado lo que sueño por dos razones, por flojera y por olvido. Pero sí me he levantado con inspiración de poeta, es decir, abro los ojos y traigo en la mente párrafos sueltos que no tienen nada que ver entre sí, pero que algún mensaje deben tener.

He aquí lo que escribí en mi vuelo de regreso de Argentina. El calor que hacía en el avión me despertó en la madrugada y no encontré mejor cosa que bajar la laptop y escribir tonterías. El poema se llama Pastillas para Dormir. La neta, ni Neruda.

Caraco Venezuela, no sé ni de qué trata, pero ahí voy, como si supiera.
Esta vez la prisa no me dio tiempo para peinarme y posar.
Fiulincín y salchichita.

Cuando nadie da un pepino por ti, especialízate en algo. De repente sé bueno en algo, casi indispensable y te saldrán amigos. Al feo que sabe golpear, todos lo respetan; a la espantosa equis que tiene una copia del examen, nadie le hace el feo. Al gorila de uniforme nadie se le cuadra. Al puñetín que tiene un puesto en la embajada gringa hasta le hacemos honores de canciller.
Tengo demasiado sueño, muchísimo, poquito o nada.
Aguas con el fiul.

Las palabras que no entiende mi ordenador son las más difíciles de explicar para mí. Y si digo ordenador es para no decir computadora, o laptop, que ya se me hacen palabras indiferentes. No es que uno quiera hacerse el español, sino que ahora deberíamos de decir móvil en vez de celular y "os besasteis en silencio donde no había luz".
Cansarín y cansarón corren todos de a montón.

Patas verdes, le va los panzas verdes de León, nomás por pura solidaridad racial.
También hay que decir que ando Ken. De-quen-chon, esos ojos que miran bonito.
De- quen-chon lara, lara, lari, larara…

Qué será más divertido, ¿fotografiar un estornudo o un bostezo?
No estaría mal hacer una colección de fotos de puros estornudos. Retratar a gente “famosilla”, “pedorrilla”, “galanes de barrio”, “tuertos en tierra de ciegos”, “garzaslasgüeras y zambranos”, todos ellos estornudando, expulsando moco y saliva
.

Rara vez el avión llega antes que uno.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿ ?

Jajajajajajajajajaja


.saludos

Luis

ALE GUZMAN dijo...

JAJAJAJAJA GENIAL EH PRIMO JAJAJA!!!