lunes, 1 de diciembre de 2008

Con peras y manzanas

Escoge un número del uno al un millón.
Luego quítale a ese número todos los cuatros y sietes que tenga.
Ahora súmale 19 manzanas y dos peras.

¿Ya?

Si estás haciendo bien el ejercicio ahora debes tener un número en la mente, y 19 manzanas y dos peras en la imaginación.

Los que sigue: Divide ese número entre mismo.
¿Qué cifra te quedó?... ¿Uno?...
Bien, ¡lo hiciste bien!.

Lo que sigue: Escoge a UN amigo, el más querido, y organízale una fiesta sorpresa con mucho vino y 19 manzanas y dos peras.

Resultado: Durante un día, ella o él, será la persona más feliz del planeta. De su planeta y del tuyo.

9 comentarios:

Antonio dijo...

Pero... Mr Ñets: ¿qué te han hecho hijo mío?

Saludos.

A.

Ave Fenice dijo...

jajja. no hice nada de lo que me dijiste excepto organizar una fiesta y si, quede muy feliz y mi hermana tambien... nunca lo habia hecho por nadie...es muy padre.

Tabita dijo...

Tu sabes qué haría a la gente feliz? que no existieran los motorizados, motoristas, motociclistas y todos sus derivados... eso sí sería feliz.

EstrellaE dijo...

pues yo si entendí!
hacer felices a tus amigos es un enorme placer...
salud!

Aire con Aire dijo...

El hacer a alguien que amas feliz por un instante... es una satisfacción eterna---

Nos vemos pronto para compartir más felicidad...

Besos y abrazos,

Doyla

Lupita V dijo...

Y a tono con los festejos
"de saber que vendrias te tendría un pastel....."

Ontobelli کτγℓع dijo...

A mi me enseñaron en la primaria que no podía sumar peras y manzanas.

Pero lo de la fiesta si me late. Siempre es buen día para una fiesta sorpresa. :)

Pia dijo...

Me encanto este post !

David dijo...

Mr. Ñets, tanto cierre editorial (en mi trabajo, no en mi blog, me habían aislado de su inmejorable lectura, pero no es el caso que nos ocupa). Yo padezco de algo parecido, pánico de anfitrión que tiene miedo a que alguien no se divierta, pero la única vez que tuve una fiesta sorpresa en mi vida, las cosas no salieron con peras y manzanas, de hecho, fue algo más bien parecido a un puré.