jueves, 4 de diciembre de 2008

Start me up!

No es broma si les digo que mi vida sería mucho mejor si todos los días me levantara de la cama con la gracia que tiene Mick Jagger en este video, con la simpatía de un títere bocón. Un día supe que el cerebro es el que manda órdenes a los músculos para que éstos se muevan, pero en el "titiriteo" de Jagger parece ser al revés, es decir, que sus extremidades mandan antes de que su cerebro se entere. Ésta es la emancipación total del ridículo, es el arrebato absurdo justificado por el talento, perpetrado por un Jagger que al momento de filmar el video (1981) tenía ya 38 años, -poca edad para nosotros, pero bastante para los escasos mozalbetes que me leen y que andan todavía en sus diecitantos o veintipocos-. Por favor aguanten los primeros 20 segundos del video, o todo; es una joya. Imaginen que entran a la junta con su jefe moviéndose así (¡y vestidos así!), o que aplican el pasito en la fila del banco en medio de una multitud atolondrada. O que entran así a la iglesia el día de su boda, o que cuando los echen de un trabajo miserable, puedan despedirse del más picudo de Recursos Humanos con el grito suelto y abierto de Start me up!.

2 comentarios:

Antonio dijo...

Jaja. Yo entro un día así en el trabajo y mi jefe me arrea dos hostias.

P.S. Dicen que Mick Jagger se drogaba para estar así, pero resulta que el tipo no lo hacía. No sé qué es peor.

Saludos

Mr. Ñets dijo...

Jajaja, "no sé qué es peor", jajaja, muy bueno.

Saludos.