martes, 14 de julio de 2009

La Pandilla Amarilla

A principios de esta década me entregaron las llaves de una casa en la que yo inocentemente planeaba gobernar. Sí cómo no.

El primer golpe de estado que sufrí fue perpetrado por la Maga, después vino la anarquía de Ramona y más tarde recibimos la cara más bonita de la tiranía con Mateo. Total que nunca pude imponer mi ley, y hasta ahí la cosa iba más o menos mal, pero empeoró.

Ahora los espacios de la casa que tanto me costó liquidar al HSBC no me pertenecen a mí, sino a siete monos de peluche jijos de su chingado estambre. Para que me entiendan, hay veces que no me puedo acostar en mi cama porque por ahí anda uno de estos peluches invadiendo carril y la bronca es que si me atrevo a moverlos de lugar llega Mateo ladrando como foca.

La Pandilla Amarilla está integrada principalmente por versiones originales y piratas de Winnie Pooh. Sí, el más afeminado personaje de Disney fue justo el que cautivó a mi pedazo de caos. A mí me hubiera gustado que se aficionara a Pocoyo o a Rayo McQueen, pero ni modo, lo suyito suyito suyito es el oso meloso.

Yo sirvo para hacerle un biberón, para cambiarle a la tele, para ayudarlo a cruzar un charco, para llevarlo al baño y dirigir su penne a la arrabiata directo al escusado. Sirvo para las cosas prácticas, pero en el control de sus afectos estos siete monos son los que mandan. Aquí se los presento, notarán que algunas fotos están desenfocadas y esto se debe a que tuve que retratarlos en chinga antes de que Mateo se diera cuenta y me agarrara a crayolazos como si fuera yo un indeseable paparazzi o un intruso ¡en mi "propia" casa!



EL DON.- Él es el líder y con el que duerme abrazado. Mateo me regatea los besos, pero a este oso le da más cariño que a nadie. No lo puedes mover a menos que quieras que el mocoso origine un nuevo bing bang. No es amarillo, pero es el jefe. Origen: Fue un regalo del tío Tito y su familia la navidad pasada. Les juro que pensé que era un obsequio menor, pero gracias a este mono me he dado cuenta que los juguetes menos caros y menos aparatosos son los que más disfrutan los niños chiquitos. A veces creo que el oso va hablar para decirme: Oye, tráeme unas galletas con miel de abeja, huevón.


POOH CABEZÓN.- Las malas lenguas dicen que este peluche padece hidrocefalia por lo abultado de su cráneo. Así, deforme y todo, es el segundo en la lista de los favoritos. Origen: Se lo regaló el padrino Raúl en su primera navidad, cuando apenas Mateo tenía un mes de nacido y por ello fue de los primeros en acompañarlo en la cuna. Amor incondicional de lactante.


VITO.- Su nombre de pila es Huevito, pero la pereza fonética de Mateo decidió recortarlo por el de Vito (Corleone). Es de los pocos de la pandilla que no es oso. ¿Y qué es? Véanlo bien, y se darán cuenta que se trata de un huevo disfrazado de alce (?). Este mono es como el consiglieri de la película El Padrino que interpretaba Robert Duvall, es decir, no es de la sangre del patrón Winnie Pooh, pero es su consejero consentido. Además sirve de comodín, pues es el único que Mateo presta sin patalear. Origen: La Maga lo compró en la tienda de ropa interior Women's Secret poco antes del nacimiento de Mateo y también fue de los primeros que lo acompañó en la cuna.


POOH CHIQUITO.- Éste es un vil hurto. Mateo se lo voló del cuarto de su prima Fabiana. No tiene gran chiste, pero mi hijo disfruta quitándole el suetercito y luego te pide que se lo vuelvas a poner (así hasta el infinito y de regreso). Como es el que nos importa menos, dejamos que Mateo se lo lleve al kinder... Y si se pierde, ¡mejor!


POOH PACO.- Debe su nombre al parecido que tienen su cejas con las de mi amigo Paco alias "Pachanga". Origen: Tiene raíces humildes pero corazón pirotécnico. Maga y yo batallamos mucho para adquirirlo cuando fuimos a la Feria de San Pedro. Resulta que todos los juegos de tiro al blanco tenían como premio monos igual de horribles, pero en cuanto Mateo vio que también había imitaciones de Winnie Pooh nos exigió, -por las buenas-, que le compráramos uno. La bronca es que ahí no se venden los monos, sino que hay que ganárselos a base de habilidades de puntería que ni mi vieja y yo tenemos. Después de jugar varias veces sin éxito, tuvimos que convencer al cuadrado encargado del changarro que nos lo vendiera por 50 pesos.


PÍO-PÍO.- Éste es otro de los acoplados en el clan. No es un oso, ni es abrazable ni nada; es una chafencia de esas que encuentras con los vendedores ambulantes. Origen: Se lo compró Maga a un paisano en el "Puente Internacional" de Laredo en una ocasión en la que cruzamos la frontera para llevar a mi cuñada al aeropuerto. Como andábamos cortísimos de dólares, decidimos llevarle "aunque sea un detallito" a nuestro hijo. Se supone que le das cuerda y el pollo camina, pero gracias al made in china el motorcito se apagó mucho antes de que Mateo perdiera el interés en él.


POOH-MICRO.- Éste para lo único que sirve es para saciar el ansia que tiene Ramona por morder lo que sea. Su función adentro de la pandilla es la de un kamikaze que se suicida a favor de la supervivencia de su especie. No pocas veces lo hemos rescatado escurrido de baba desde las fauces de nuestra indómita perra. Origen: Venía pegado al regalo que mi tía Lucha llevó al hospital cuando nació Mateo.


PETICIÓN: Si realmente me quieren, ¡no le regalen peluches a mi hijo! Ni uno más.

24 comentarios:

El Contador Ilustrado dijo...

pobre rey sin corona

Marco dijo...

Estan chidos tus post dedicados a Mateo.

Anónimo dijo...

JAJAJA!

Tiratabs dijo...

Tienes dura competencia!!

Yamely Escobar dijo...

Ya se que regalarle a Mateo por navidad.. jajaja..
una enorme y completa coleccion de pelushes amarillos, si que si... de cada personaje amarillo que me encuentre... los simpson, piolin, la pajara peggy.. ufff.. infinidad.. jaja
saludos a La Maga... mucha fuerza mujer.. un beso..
para ti y para Mateo.. un enorme winne pooh... kizzz

Lau dijo...

jajaja :D ya se le pasaran estos gustos a Mateo y los cambiara por carritos!! ya veras :D

Eudiza Quevedo dijo...

Jejeje, he reído a rabiar con el post e imaginándome a tu mini-Me pegando de gritos defendiendo a sus amiguitos entrañables.

Adoro leer tus posts donde la mateítis te invade!

Roberto dijo...

Que te puedo decir Eugenio...Tengo un hijo de eda de Mateo, e igual andan los 'ches monos por toda la casa...Un barney ( que te lo apuesto contra to Winnie Poh a que es mas gay que el), unos 3 Winnies, ah y tambien le compramos un pollito de esos que le das cuerda, pero todavia jala.

Saludos!

ontobelli dijo...

"A veces creo que el oso va hablar para decirme: Oye, tráeme unas galletas con miel de abeja, huevón."

jajaja

Ni te quejes, que el día que le dejen de gustar los monos, los problemas van a aumentar y serán cosas más caras.

NTQVCA dijo...

Hay un detalle que me llamó la atención de la pandilla:
Todos están super limpios, considerando la edad de Mateo, creo que el detallito de lo debe a la Maga.

Lo mejor es darles por su lado, no sea que una noche te saquen de la cama también.

Anónimo dijo...

paciencia y màs paciencia... divertido tu post! saludos, Monserrat

Jésse Leyva dijo...

jóoooooooo!! jojoojo me gustó el Don..y el camicaze!! toda la pandilla es muy buena!

saludos

angelbc dijo...

Pinche Ñeta, ojala pudiera describirte lo que me he reido con este post. Baste decir que desde que empecé a usarlo tengo la politica de no poner posts de blogs personales en mis compartidos de Google Reader, misma que acabo de romper por primera vez sin titubearlo ni por un segundo.

Eres el padre mas neto que conozco. Deberias de escribir un libro, me cae.

Felicidades y un abrazo a los tres, bueno, de hecho a la Pandilla Amarilla tambien :)

angelbc dijo...

Sorry por la falta de ortografia tan garrafal y en el peor lugar posible.

Quise decir "Ñets" :(

David dijo...

hEY mR- ñETS! Tiempo ke no pasaba por acá, pero me traen en chinga! Antes de leer al encefálico, ya lo había pensado! La neta, nada como tus posts a Mateo.

Lilo dijo...

Cómo el comercial de Mastercard... xD

Podrás comprarle juguetes costosos pero siempre teniendo preferencias por objetos "equis".... aunque haciendo un retroceso estoy segura que todos tuvimos una preferencia del tipo en nuestra infancia (creo que aun me acuerdo xD)

Un saludo¡

METAL

Julio C324r dijo...

Uy, y mira que eso mismo estoy padeciendo con la juguetiza. Si uno lo juega, el otro muere por tenerlo. Y eso que son apenas unos pequeños!

Caray, pero pueden clavarme un gancho de tejer en el ojo... no hay pez.

Kózmica dijo...

No quiero reírme de las desgracias ajenas pero, qué divertido post. Nunca me imaginé que la pandilla amarilla era realmente una pandilla amarilla.

"Hijos de su chingado estambre" jajajaja buenísimo.


Saludos!

El Tipo dijo...

Jajaja excelente post! a mi me pasa lo mismo con mi novia.. solo que en su caso, son como "maras" y son un chingo!! por tooodas partes! siento que un dia mientras duerma en su cuarto vendrán y me apañarán en bola...

Are!! x) dijo...

a mí me gustó huevito, es el más exótico de todos, no??

y me leeré bien fan otra vez... me encantó el post =D

Hattori dijo...

Yo que tú, coloreaba un Pocoyo de amarillo y se lo vendía así...


P.D. Me encanta Pocoyo u.u


Besos!

Afasia Anómica. dijo...

Eso no es nada , deja que empiece con lo de los amigos imaginarios....

Mel dijo...

JAJAJA!! Asi son los enanos!! oye, me llama la atención q todos los osos andan encuerados....q chistoso! El Don y el consigliere me encantaron!!

Pinkrobot dijo...

Este post me ha dado unas ganas increíbles de tener un hijo... y un montón de winnie poohs :(