jueves, 28 de mayo de 2009

Señorita Cometa

Alguna vez fui soltero y no pocas noches de aquella época me disfracé de oveja con la abierta intención de ser cazado por lobas de muy variada ferocidad.

En una ocasión en la que mi amigo Marito andaba espléndido nos lanzamos al Escena (famoso antro noventero), a ver si algunas chicuelas propositivas se atravesaban por nuestro camino. Nada más llegamos, Marito pidió que nos acomodaran en la mesa más farolera con una botella al centro.

Con estos vistosos ingredientes sumados a nuestra galanura de LaSallistas fieles LaSallistas no pasó mucho tiempo para que la temporada de caza diera inicio.

Poco después de la medianoche nos estaba yendo muy bien, pues teníamos sentadas con nosotros a dos guapísimas dianas cazadoras comiendo de nuestra mano con el interesante riesgo de quedarnos mancos. Copitas, música de fondo, coqueteo entallado, chispa sobrada en los chistes; en fin, la cosa pintaba de maravilla en nuestra mesa para cuatro hasta que...

...Sí, hasta que vi a lo lejos a la Señorita Cometa.

No quiero indagar qué fue lo que me pasó por la mente, o qué clase de vudú me hizo, pero quedé fascinado con ella, que no era guapa ni en sistema braille. Recuerdo entre las lagunas de mi borrachera que la susodicha llevaba un vestido azul fuerte, creo que era tejido, y estaba amarrado en el ombligo por un cinturón grueso que ni Mimí la de Flans hubiera usado en los ochentas.

Su maquillaje no era más alentador que su figura; era tosco, de brocha gorda, su rostro presentaba algo de charol en la frente y la nariz (zona conocida por los dermatólogos como la "T" problemática). Tampoco era simpática, más bien era altiva porque colocaba sus cejas en posición escopeta cuando me miraba; daba la pinta enseguida de ser una mujer que pegaba con el puño cerrado, nada de cachetadas ni pellizcos.

Pues bien, ahí estaba yo clavado con la Señorita Cometa; engatuzado con la chica del vestido azul. El pobre de Marito hacía esfuerzos estériles para que yo retomara el curso del timón haciéndome señas de que no fuera a echar a perder la noche pues ya teníamos a dos hermosas damas casi soltando brasier junto a nosotros. Sus intentos fueron en vano, pues me fue imposible evitar el naufragio: mi Titanic estaba enfilado rumbo al enorme iceberg, la colisión era inevitable.

Desprecié los pesos por cuidar los centavos. Dejé allí a Marito con su fiesta perfecta, y caminé lo que hubo que caminar para abordar a la Señorita Cometa. Cuando la vi cerquita proferí dos o tres sablazos verbales, "Vamos a bailar", "Mira qué bien se te ve ese cinturón", "¿Quieres algo de tomar?", "Qué guapa eres", "¿Segura que no tienes novio?, no te creo", etcétera.

Luego del amotinamiento de piropos etílicos fuimos a bailar largo rato. Nuestros cuerpos se cocorearon levemente, el fuego encendía nuestro metro cuadrado de pista, su sudor frontal se hizo más evidente. Me calenté. Cuando sentí que era momento de coronar el performance solté la maravillosa frase, ésa que aprendí viendo telenovelas:

-¿No quieres ir a un lugar más cómodo?-, solté.

-Pues... sí, pero antes tengo que ir a casa de una amiga por mi pijama, pues le dije a mis papás que iba a dormir en casa de una amiga-, me dijo con acento encamable.

-¡¡¡Pues vámonos, caon!!!-, dije o pensé.

Juro que antes de irme del antro me topé a Marito muy desconcertado y que allí mismo otras dos damitas se nos acercaron para cruzar cortejos, pero yo andaba enfocado en mi Señorita Cometa.

-Me voy Marito, ya chingué-, me despedí.

Salimos del lugar y caminamos de la mano muchos metros hasta donde estaba estacionada "La Cucaracha" (Tsuru uno, color café caca, cuarto puertas, clima, único dueño), automóvil que perteneció a mi mamá, pero que yo usé no pocas veces. Enseguida abrí la puerta a la Señorita Cometa ya con la mitad de la erección consumada y nos pusimos en marcha hacia donde ella debería de recoger su vaporoso camisón de encaje. Mordimos semáforos en rojo, aceleré en curva, sudé frío planeando a dónde llevar a mi conquista, hice castillos en el aire, ¡que vivan las feas!.

Pronto llegamos al destino pactado. La idea era que ella se bajara, entrara a la casa "que siempre dejaban abierta", empacara sus artículos de primera necesidad y saliera con sigilo para irnos a algún paraje techado con televisión de cable y HBO gratis.

-Espérame, no me tardo,- famosas últimas palabras pronunció.

Y ahí me quedé yo atizando el asta bandera de mi vientre para que no flaqueara a la hora buena, respirando la adrenalina que se fugaba por mis poros, procurando bajar mi borrachera haciéndome yo solo promesas copulares, agradeciendo al dios Baco y a Eros y un dos tres por todos sus amigos.

Cinco minutos, quince minutos, media hora y nada que salía la muchachita. Creo que alcancé a escuchar un conjunto de risas femeniles perfectamente bien afinadas y luego se apagó la luz de la cochera y de la entrada de la casa. Sentí que alguien, o alguienes, me observaba(n). Luego hubo silencio, confusión; coito interrumpido mucho antes de desvestirme.

Previo a que se cumpliera una hora de custodia, me rendí porque estaba claro: me habían tomado el pelo. La Señorita Cometa me había usado solamente para ahorrarse el taxi, para que yo le diera un aventón hasta su destino. Fui un vil chofer particular para ella, pero sin propina ni final feliz.

Órale, trágate ese revés, ego.

Unos minutos más "disfruté" el cachetadón con tanga blanca que me habían aplicado sin darme cuenta y me largué de allí rechinando llanta (I'm a Loser baby, so why dont you kill me?). No recuerdo si regresé al antro por una revancha, pero la suerte esa noche estaba echadota.

Al día siguiente, domingo, mis amigos organizaron un "tochito" de futbol americano al que asistí con la testosterona acumulada. Todavía tengo fresca la carrilla sincronizada que me echaron todos por haberme perdido horas antes en los nulos encantos de la Señorita Cometa y más cuando supieron que ésta no me aflojó ni las buenas noches.

Aquella mañana mi equipo perdió el partido.

24 comentarios:

Mr. Ñets dijo...

Gracias a sus comentarios en el post anterior, ya regresé a mi "estilo" de resaltar palabras con bold. A mí también me gusta más así, para qué me hago.

Marito: Por favor comenta la razón por la que bautizaste a esta estafadora como Señorita Cometa, pues no me acuerdo.

Saludos a todos.

Do the Doo dah dijo...

Awwwwww, Beck.

Cuando leí el titulo del post, se me afiguro que iba a leer sobre una super heroina chafa o algo así, jiji.


Has visto fotos del vocal de Gogol Bordello? Te pareces, te pareces!

Simple Poeta+ dijo...

al mejor cazador......... asi es dude, al mejor cazador se le va.... no tan entera y viva como a ti... pero se le va :P

NTQVCA dijo...

Uy, aparte de fea salio re lista. Un amigo dice que si ataca a las feas tiene el ligue asegurado.

Kózmica dijo...

Vieja móndriga, desgraciada y disoluta!!!

Pero, ¿por qué señorita Cometa?

Así me decían de niña pero por mis rasgos orientales.

Saludos!

Lau dijo...

que poca madre!!!!

Romina Power dijo...

¿Cuál "tu equipo" fue el qué perdio?

No manches, qué mal plan de vieja, pero como dices, ¡que vivan las feas! jajaja.

ontobelli dijo...

Hay mujeres muy feas pero con sex- appeal. Aunque nunca sabras si era eso o el acohol que traias encima. jajaja

Es que el Escena es para puras fresas (bueno en Monterrey casi todas lo son ¿no?). Que feo antro por cierto, todo alargado y con un escenario al frente, que ni se ha de ver desde la mitad del antro. La único vez que fui estaban ahí los de Scorpions después de dar un concierto, ni así se animó, todos bien portadidos, ni una sola amena pelea en ninguna parte.

En algunos antros del Barrio Antiguo como que había un ambiente menos fresa, recuerdo haber terminado en la "Iguana Azul" o algo así después de recorrerlos casi todos. XD

Esos Tsurus tenían uno asientos reclinables muy buenos. Me ahorraron muchas veces el hotel en mis épocas universitarias.

anonima fiel dijo...

Jajajajaaj!! y mas jaajaajajaaaaaaa!!!

Este post me ha gustado como el que mas,

jajajajja perdon no me rio de ti sino contigo =)

Cabrón Insensible dijo...

Jaja hija de puta, yo tocaba el timbre hasta que llamara a la policía.

Ale dijo...

¡jajaja!
¡Ah, cómo reí con este post! Es inevitable, lo siento.

Muchos saludos!!!!!

angelbc dijo...

Hijole Ñets, lo mas desgarrador de esto fue averiguar que tu tambien eres LaSallista.

Comparto tu dolor colega. Generacion 90-95. y 87-90 de la prepa. OUCH

Por esto tuve que salir del pais 6 meses a la India para detoxificarme tras la graduacion :)

Saludos

Alice dijo...

atizando el asta? no estoy segura de habe interpretado eso correctamente, pero si es asi, bien por ti, que precavido!

CocodriloRojo dijo...

Te Aplicaron la Acristica Mano, pero pensé que fuiste abuso de un Asalto provocado por Calentura, suele pasar.

¿que?¿No?

CRUDO dijo...

Que buena historiaaaa shhh no manches, estaba con la expectativa de que iba a pasar, jajajaja mal pedo por el final, en fin a veces pasa

Silvi Rivoira dijo...

¿Saliste con la señorita cometa?
La señorita cometa fue una serie japonesa de los 60. La Señorita Cometa parece ser que venía de "otro planeta".Creo que tenía poderes y hechizaba.....

Ahora que sabes que saliste con la señorita cometa no mereces otro apodo que "tren bala".

Silvi

David dijo...

inchi vieja!

Tabita dijo...

Eso no tiene pies ni cabeza... podría haber coronado el taxi Y un buen polvo de una vez. Hay que ver que hay viejas locas.

MLD dijo...

ERA LA SENORITA COMETA POR DOS RAZONES:
POR PINCHE FEA!!!!!! LA PRIMERA Y MAS IMPORTANTE...

Y PORQUE CON LA PURA MIRADA TE LAZO HASTA HACERTE PONER EN SUS PIES!!!! PENDEJOTEEEEEEE!!!!

ME ACUERDO Y ME SIGUE DANDO UN CORAJE DE SU MADRE!!!!

la burbuja de yol dijo...

jajaja, algun dia te toparas a la señorita cometa, en un HEB con 4 hijos y un marido refeo

la burbuja de yol dijo...

jajaja, algun dia te toparas a la señorita cometa, en un HEB con 4 hijos y un marido refeo

la burbuja de yol dijo...

jajaja, algun dia te toparas a la señorita cometa, en un HEB con 4 hijos y un marido refeo

Marco dijo...

La primera frase del post es graaaaaande.

Lourdes dijo...

:-) que barbaro pues yo creo que si andabas bien borachin
como crees que la tipa hizo eso, se paso!
nunca la volviste a ver? o simplemente no te acuerdas...?
saludos,