viernes, 7 de octubre de 2011

Otra vez octubre

Me doy cuenta que se fue el año cuando entro a octubre.

Es una despedida sin tristezas, vertiginosa, sí, por la cantidad de madrinolas que ofrecen las tiendas entre halloween y navidad.
En medio de estas dos fechas, se acomoda el cumpleaños del más amado, excelente pretexto para terminar de darle respiración de boca a boca al coma financiero que me da antes del aguinaldo.

A lo mejor sucede durante otros meses, pero es con el cielo limpio de octubre que puedo ver la huasteca, la sierra madre y el cerro de la silla en versión plano secuencia. De un vistazo comparo el acné milenario de la huasteca, la frondosidad de la sierra madre y el simbolismo escarpado del cerro de la silla.

Es en octubre cuando las alergias se van de cacería por mi nariz disparando estornudos, cuando abro las ventanas, cuando sustituyo el minisplit por el ventilador de techo y cuando se instala en mi alma una rebanada de melancolía por el hombre que fui hasta antes de la prepa.

Me gustan los colores empeyotados de octubre que se filtran como por un cristal ámbar. Es la temporada ideal para arrimarse a las delicias del elote en vaso, ese antojo de media tarde que se anuncia por medio del claxon de un carrito que se pedalea como bicicleta.

Las lunas de octubre se me amontonan en la garganta, su belleza me angustia; flota en mi conciencia la certeza de que tendría que disfrutarlas más. Acompañado.

VIERNES MUSICAL.- Le doy dos semanas a esta canción para que deje de gustarme, pero mientras eso sucede, aquí va.

5 comentarios:

Eudiza Quevedo dijo...

Me pasa justo lo mismo... en los cielos de octubre me doy cuenta que un año más termina, las nubes esponjositas y el aire frío me dan nostalgia y cachetadas traperas, ufff. Y ni hablemos de los atardeceres rosados!!! Además, el lucero del amanecer se instala en la vista desde mi cuarto y no se va hasta pasado mi cumple.

:) Un beso!

David Lepe dijo...

parecido conmigo, octubre y los siguientes dos meses se van disparados. Saludos

Nena dijo...

Amo octubre. Es pecado no tener pareja en este mes.

Besos a Matt.

Ele y Juan Pa
http://sailing-nena.blogspot.com/

David dijo...

A mi octubre me da siempre ganas de salir corriendo a Las Vegas. Es un viaje doble que anuncia que el año se fue ya, pero que lo mejor está por venir. O así lo he vivido.

Kózmica dijo...

Adoro octubre. Mi ciudad huele a cultura.

Saludos!