miércoles, 5 de noviembre de 2008

Los poodles del circo

Tengo una memoria traicionera, pero sé muy bien lo que estaba haciendo el 23 de marzo de 1994 a las 10 de la noche: Metido en un cine de la colonia Cumbres, solo y sin palomitas, me evadía de todo y de todos viendo por segunda vez la película En el Nombre del Padre con Daniel Day-Lewis.

Estaba espantado, no por la trama que ya conocía, sino porque unas horas antes le habían disparado a quemarropa a Luis Donaldo Colosio en una bella y boscosa zona de la espléndida ciudad de Tijuana. Los canales de televisión y las estaciones de radio habían cortado sus transmisiones en señal de luto, según ellos, y yo como robot o como momia, me levanté del sillón y me largué a un cine para ver una película que ya había visto.

Sentado en la oscuridad de aquella sala me sentía la versión mexicana de Lee Harvey Oswald que también corrió a un cine después del crimen de John F. Kennedy.

El atentado en contra del candidato priísta a la Presidencia me tenía los cables cruzados. Hasta ese día la ropa sucia (con excepción del 68) entre los políticos se lavaba con la cárcel, el exilio, la renuncia forzada o la desaparición, pero nunca a balazos transmitidos en cadena nacional.

"Ya valimos verga", pensé una y otra vez sentado en la butaca mientras me chutaba la película ya citada.

Días después todo el aparato oficial de gobierno junto a los medios de comunicación prepararon un coctel de datos, versiones, posturas, teorías, plegarias, santos y señas que nos fueron inyectados a los poodles del circo para que dejáramos de sentir la ansiedad del principio y la sensación de desamparo y para que "pudiéramos seguir con nuestras vidas".

¿Quién mató a Colosio?, ¿quién tiró la piedra y escondió la mano?, ¿quién se tiró el pedo en elevador?, ¿quién le puso sal a las aceitunas?... Si en este país se capitalizaran las buenas historias los mexicanos ya tendríamos una película llena de Arieles y Palmas de Oro acerca de la vida y muerte de Colosio protagonizada por el mismísimo Sergio Goyri (no hay que desperdiciar ese bigote, por favor).

Ayer mataron en un accidente aéreo al Secretario de Gobernación, J. C. Mouriño, amigo cercano de nuestro Presidente. Los administradores de este circo ahora trabajan a marchas forzadas para diluir el espanto que padecemos los perritos bailarines cada vez que los poderosos mueven piezas incómodas del engranaje.

Los poodles del circo (nosotros, millones de mexicanos de cinturón apretado y buena fe) estamos otra vez inquietos y sin ganas de hacer nuestro acto. Por eso, en las próximas horas y días nos volverán a recetar ese coctel de olvido y de buena suerte que te vaya bien que siempre nos recetan cuando las cosas "se salen de control".

La utopía nacional sigue siendo personal, no comunal.

También ayer, pero en Chicago, un negro de excelente mentón y contagiosa sonrisa levantaba los brazos en señal de victoria presidencial mientras miles de estadounidenses le aplaudían, algunos con lágrimas de esperanza en los ojos. Mientras tanto, acá abajo, en el patio trasero, en el "México profundo", cientos de miles poodles nos preguntábamos si el circo chafa en donde trabajamos y crecen nuestros hijos tiene o no dueño, tiene o no solución; o si a alguien, de perdido, se le iba a ocurrir aventarnos nuestro próximo plato de croquetas.

Todos los días muchos paisanos cruzan la frontera hacia el norte. No los culpo porque en 24 horas México y Estados Unidos mostraron las dos caras del teatro: El primero exhibió tristeza, drama y desesperanza; el segundo, sonrisa, comedia y esperanza.

Mexicano pobre, clasemediero o rico: ¿En cuál de los dos países se te antoja vivir?

14 comentarios:

Canalla dijo...

Esa imagen de poodle de circo es graciosa por trágica. La primer parte de tu relato me hizo recordar ese día vívidamente. Saludos.

la burbuja de yol dijo...

yo estaba en la madrugad de colada en un comercial en el DF cuando me entere de que habían matado a el que sería presidente en aquella época. Ayer como en aquellos años noventeros, igual te sorprendes y te da una sensación de que cada vez la cosa se va a poner peor. no se de que lado viviría..

Lupita V dijo...

esa noche, yo también me fui al cine, a ver no se que pelicula ni me acuerdo, no me fui sola me fui con el galan en turno,

la desazón y la tristeza estuvieron ahi conmigo, por varias semanas acompañandome.
Y bueno, con respecto a la pregunta, como dice Gustavo Cerati, me quedo aqui.
ya vivi del otro lado......y prefiero mil veces mi folclorico pais.

Ontobelli کτγℓع dijo...

Yo me alegré mucho de la muerte de Colosio. Hasta brinque de alegria durante horas. Porque eso presagiaba la ruptura del PRI y la esperanza de un nuevo México. Las cosas están un poco mejor hoy que en 1994.

Nunca olvidaré la cara de felicidad que tenia Carlos Salinas en los primeros segundos en que salió a cuadro en vivo en la TV, para informar de la muerte de Colosio. Esas imagenes nunca más se mostraron.

Todos sabemos que el "sistema" es experto en desaparecer la evidencia de cualquier cosa que no le conviene.

Por cierto que el narco liga la muerte de todos ellos. Por más que se apresuran a desmentirlo siempre.


Saludos.

Ontobelli کτγℓع dijo...

Por cierto que buena comparación hiciste. Lo negro y lo blanco separado por una linea fronteriza.

Anónimo dijo...

Yo vivo en USA y me gusta mi vida por aca, siempre voy a extranar a la familia,la gente y a Mty, la ciudad donde creci, pero jamas voy a extranar el desempleo, la corrupcion, la impunidad, el mal gobierno, el gran problema de secuestros y narcotrafico, etc.
Creo que siempre nos han dado atole con el dedo en Mexico...Saludos....Paco Escobar

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Paco E, vivir aca en USA es una tranquilidad para tus hijos y para tu familia, tambien tienes muchos amigos, pero como tu dices Mexico se extrana, pero llega un punto en que es mas divertido ir de vacaciones a Mexico que vivir alla, de esa manera disfruto nada mas lo bonito de alla y lo bueno de aca.

saludos!!!

Tabita dijo...

Wow, si eso piensas de México y yo añoro vivir ahí, que mal debe estar Venezuela... lo más triste no es el tipo este sino los inocentes que iban caminando cuando les cayó la gran avioneta encima.

Antonio dijo...

La verdad del accidente de Mouriño es que nunca sabremos la verdad. Por otra parte, yo no sé si estaría capacitado para vivir en USA:ellos son raros y yo, peor.

Saludos

Lau dijo...

no me gustaria vivir en USA :S tienen una sociedad decadente, aqui lo que nos da en la torre es tanta corrupción y malos manejos, por lo visto, la cosa se pone peor...
yo creo que nunca vamos a olvidar que estabamos haciendo cuando mataron a Colosio...
un abrazo E. :)

Chef Herrera dijo...

pues yo, mi estimadísimo, no vivo en nigun país política o geográficamente definido: me confeccioné uno con neuronas ruidos palabras silencios y estoy metido ahí desde hace un tiempo. Y en ese país tengo prohibído ver noticias.

Anónimo dijo...

antonio, tu estas en la gloria...

Lourdes dijo...

Cuando tenia 18 me fui un año a vivir a Missouri, de experiencia fue padre pero me regrese con 10kilos de mas y medio harta, la rutina esta gruesa en ese lado.

Mi hermana vive ahora cerca de donde vive el raton Miguelito y esta feliz, los niños contentos y eso es lo importante creo yo.
Aun asi yo no podria vivir ahi bueno eso creo prefiero estar de este lado del charco si tengo que estar fuera de Mexico.

Entre mas pasan cosas en Mexico por una parte mas quisiera estar ahi y al mismo tiempo menos quiero regresar :-(

saludos,
L

MLD dijo...

LO PEOR QUE TE PUEDE PASAR ES VIVIR CON PANICO, Y CREO QUE EN EL 93,94 LO VIVIMOS PERO EL PANICO QUE HOY SE SIENTE EN NOSE SI EN MEXICO PERO SI EN MI ALREDEDOR ES DESESPERANTE.YO HE ESTADO ENTRE USA Y MEXICO EN LOS ULTIMOS MESES Y SI HAY UNA DIFERENCIA , CREEN EN SUS LEYES Y EN SU PAIS...Y NOSOTROS APA?????
DEBERIAMOS NO????