viernes, 7 de noviembre de 2008

Fea, gorda y feliz

Dicen que una buena película es aquella que tiene dos o tres escenas muy buenas pero ninguna mala.

Bueno, pues si la mujer que voy a explicarles a continuación fuera largometraje, sería la Citizen Kane de la cinematografía mundial, o El Padrino, o cualquier otra movie que los haya sacado del cine con el alma encendida y sin ganas de ver terminados los créditos finales.

Sí, mi amiga estaba buena-buenota, no se le veían las costuras por ningún lado, ni en codos ni en pelvis ni en ombligo o cuello. La celulitis era una persona non grata en sus piernas y hasta las florecillas del camellón le hacían wana wana a sus torneados chamorros.

Sin embargo, nadie la pelaba. Nadien. Ella era un desperdicio de epidermis de primera calidad.

-¿Por qué ni un hombre me invita a salir?- me preguntaba en tono de fa, o sea de queja y lamento.
-Pues porque asustas de buena- le explicaba yo.

-Y entonces, ¿cómo le hago?- insistía.
-Pues enpínchate un poquito, déjate el bigote, o engorda, o estréllate contra la pared para que quedes chimuela, o deja que la axila te brille de verde o haz buches con orines de murciélago para que hables y derritas al mismo tiempo- le proponía.

-No seas menso-.
-Ok, no soy pendejo-.

-Dije menso, no pend...- hasta ahí se detenía ella porque la bella no era maldicienta.
-Ok, tampoco soy menso- jugaba yo.

-¿Entonces...?- neceaba.
-Ya te dije, hazte un poquito fea y dejad que los hombres se acerquen a ti...- concluía yo, antes de entrar a nuestra clase de Estadística.

Pasó el tiempo.

En lo que ustedes parpadean ya estamos de vuelta en el 2008. Es domingo a mediodía y ahí me tienen en HEB comprando pañales y toallitas húmedas (artículos de primerísima necesidad). También voy a que Mateo desayune con las muestras de comida que ofrecen las señoritas con pinta de hermanas del desangrado corazón ubicadas cada tercer pasillo.

En plena salchichonería veo unos pants cuerpo de uva, -más bien en forma de pera-, que se desplazan embarrados a unas piernas gordas, (ancha de cadera es mi consentida). Es una yegua que cuando camina se le hacen hoyitos en las nalgas, mismos que traspasan la tela toallosa de los pants morados. Aijuesú.

La mujer lleva chongo de lado, espinillas y emana una aura de sebo. ¡Es mi amiga!, la ex reina de belleza intocable está ahora convertida en un templo de adoración cucarachil. En donde algún día tuvo imperio la buenés hoy gobierna la hiedra venenosa. Se ve tan pinche que hasta se ve guapa, quizá por asequible.

Mi ex compañera transfigurada en Doña Pinche lleva una niña hermosa en el carrito del super y otro niño igual de bonito va arrastrándose abrazado de uno de sus muslos de diámetro reservado. Obvio, son sus hijos. Frente a ella camina su Shrek particular. ¡Al diablo con el espejo!, mi amiga se ve feliz. Contentota. Como no se veía antes, cuando era la mitad de ella.

No la saludo por culpa de esa pereza de plomo que nos da a todos ponernos al día con un conocido desconocido, pero luego la veo pagar con los mismos vales de despensa que a mí me dan en la empresa y también la veo dejando en la caja ese bote de pesto caro y esas habaneras light que sólo compramos en tiempos de aguinaldo. Poquito más tarde se desaparece rumbo a su rutina.

La pelota se va, se va y se fue. La veo irse plena, llena, pero ya no está, ni de lejos, buena, menos fajable ni encamable.
Mejor para ella.

11 comentarios:

Ontobelli کτγℓع dijo...

Conclusión: Los regios prefieren las gordas fodongas y feas. jajaja

A las muy bonitas mucha gente les tiene miedo. Suelen ser mujeres muy superficiales y pendejas. Yo prefiero una pendeja linda a una pendeja fea. xD

Antonio dijo...

La suerte de la fea la guapa la desea.

Saludos.

A.

lupita V dijo...

la gordi buena le dicen a la amiga de Eugenio.....

Lupita V dijo...

Pregunta para el ontobelli
de donde eres?

Anónimo dijo...

Yo no soy, gorda ,ni fodonga, ni fea !!! que Eugenio tenga debilidad por las gordas feas, es otra cosa...

maga

Mr. Ñets dijo...

Ya me andan regañando...

Lupita V dijo...

Eugenio: quien te manda hablar de la gordita feliz......
Maga: es pal reitin....

la burbuja de yol dijo...

yo creo que te refieres a que la gordita, le valio ya su fisico pero la viste feliz no?

Lau dijo...

la suerte de la fea la bonita la desea jajaja
que bueno que tu amiga sea una gordita feliz :D

Ale dijo...

Ps si es lo que yo digo: No importa que séamos gordas mientras séamos felices.
Claro que hay que ver cuanta felicidad puede una aguantar antes de llegar a los hoyitos marcados en el pantalón y otras cosas indeseables por el estilo. Jeje.

Muchos Saludos!! :D

Lourdes dijo...

Pues que bueno que tu amiga se ve feliz ahorita aunque este comparandola con antes medio gordis. Lo importante al final es como ella se siente y yo creo que aunque con unos kilos de mas se siente bien y feliz

saludos,
L