lunes, 9 de junio de 2008

Niño bonito

Últimamente la Maga está llena de trabajo (es tan, pero tan agradable dividir los recibos que llegan a la casa) y casi todas las chambas que le salen tienen que ser ejecutadas los fines de semana. Así que, mientras ella jala, yo me he ido convirtiendo en el personaje que Will Smith interpretó en The Pursuit of Happyness porque cargo con Mateo para todos lados.

Casi todo el viernes, la mayoría del sábado y toda la tarde del domingo estuve con mi hijo fortaleciendo complicidades, o mejor dicho, justificando mi condición de papá barco. Y es que Mateo ya me tomó la medida (desde siempre). Por ejemplo, sabe que conmigo puede quitarse sus chanclitas para correr en un centro comercial hasta que le queden los pies como si hubiera estado saltando en charco de chapopote. También sabe que lo correcto es bañar cualquier alimento en catsup porque si no, la comida no sabe igual. ("¡¡¡Eugenio, la catsup tiene mucha azúcar!!!", casi puedo oír que me grita su madre vía microondas mientras yo le empaco al "bebé" unas tiritas de pollo bien chopeadas de salsa tomatuda).

Este fin caímos en una piñata. Ahí descubrí, con cierto placer, que un papá que llega solo cargando niño y pañalera provoca mucha ternura o "cosita" entre las mujeres presentes. Algunas mamá-fans se acercaron para decirme: -¿Te lo puedo tocar?, es que está hermoso- para después frotarle la frente a Mateo, mientras yo hacía un esfuerzo enorme para no pensar en el albur implícito de dicha petición. Qué rara es esa superstición femenina de tocar todo lo que les parece bonito porque sino, dicen, le echan el mal de ojo o la ruina perpetua.

Pero más rara es la sospecha que a veces despierta en la gente que Mateo sea mi hijo. A la que sí le valió madre fue a una empleada de Telcel que luego de agarrar confianza conmigo me dijo: -No se vaya a ofender señor, pero su hijo es tan bonito que parece prestado-. (Ah chinga, ¿ora resulta que como no tengo nada que hacer los fines de semana voy al DIF de Nuevo León a que me presten niños bonitos para pasearlos?).

Ya una amiga de Maga nos había advertido la "desventaja" de tener un bebé tan galán cuando dijo: -La verdad ustedes no están tan guapos, ¿cómo es que Mateo salió así?- (¡Órale!, ya no me quieras tanto).

Muy típico es también que cuando ando echando carreola por algún lado las personas volteen a ver a Mateo que va sentadillo e inmediatamente suban su mirada para viborear a quien va empujando la carreola esperando encontrarse a Brad Pitt. Señoras: no soy Mr. Pitt, pero por alguna travesura genética mi hijo "me salió" más guapo (y más todo) que cualquiera de los Jolie, pienso yo un poco encabronado por tanta sospecha, pero también muy agradecido por tanto piropo indirecto.

4 comentarios:

La burbuja de yol dijo...

¡¡¡¡Eugin, que modesto eres!!!!, si tu y la Maga son una pareja guapísima!

Anónimo dijo...

Pues claro que el niño es guapisimo!!! Si bien que tiene de donde sacar lo guapo!!
:-)
saludos,
L

Anónimo dijo...

dicen que de papas feos bebes guapos, eso dicen!!!

MLD dijo...

chinga flaco eso es neta y pasa seguido en mi caso. estas cabronas llaman la atencion por ser cuatas y la verdad estan bonitas y siempre la cara de asker cuando me voltean a ver como diciendo SERAN ADOPTADAS?...EL OTRO DIA A MI VIEJA LE DIJERON QUE MARIELA SE PARECIA A JENIFER ANNISTON? Y LE PREGUNTARON TU ESPOSO ES GRINGO?????
Y MI CONTESTACION CUANDO ME LO CUENTA MI VIEJA FUE....QUE CHINGUE A SU MADRE!!!!!