martes, 18 de agosto de 2009

Regreso a clases

Hace apenas unos meses Mateo lloraba cuando era abducido por el kinder al tiempo que yo tragaba saliva por entregarlo en sacrificio a los dioses de la SEP.

Pero ayer, padre e hijo hicimos el trámite sin drama, de manera automática, igual como se rellena una costumbre y dispensados de la tristeza aquella que nos provocaba la separación matutina.

A nuestro alrededor había papás primerizos (¡ya no soy uno de ellos!) con cámaras de video grabando el primer día de clases de sus homo escuincles junto a mamás con los ojos en forma de gota y la boca chueca pa' abajo. Supongo que esas mujeres estaban alegres al desprenderse unas cuantas horas de nueve meses de embarazo y 24 de insomnio... pero tristes por la misma razón.

Entre las despedidas tipo aeropuerto que se daban niños y adultos a la entrada del kinder y que provocaron un abultado congestionamiento de mamavanes en la calle, Mateo se hizo una brecha y llegó hasta los brazos de su maestra. Ni siquiera me agaché a besarlo como antes lo hacía y él tampoco volteó a despedirse con una sonrisa nerviosa.

Me fui de allí extrañando un poco esa tristeza mensa que nos daba antes a los dos y que desapareció gracias a altas dosis de rutina y repetición, pero también me fui contento de ver a mi hijo tan segurillo de sí mismo, superando sus temores; creciendo.

9 comentarios:

Ann dijo...

espera a que lo lleves a la secundaria, eso es a lo que yo llamo desprendimiento de placenta.
mamavanes, muy buen termino.

Marxe dijo...

Excelente, Mr. Ñets, así es como padres e hijos crecemos, con más nostalgia de nuestra parte, por supuesto.

Anónimo dijo...

hola, chido.
tengo apenas 22 años y la verdad no me identifico mucho con lo que escrives pero si con los grupos que subes al blog, estan chidos, a veces uso el poraqui te veo como una estacion de radio para coniocer bandas, luego te paso al mail grupos que te pueden gustar, orale, saludos.

Sonny de Torreón.

NTQVCA dijo...

Uy Mr. Ñets creo que lo mejor es que su querido Mateo sea independiente y segurillo como dice.
Yo no recuerdo cuando entre a la escuela porque siempre me metian de emergente para que no llorará mi hermana mayor, gracias a eso termine la universidad a los veinte añotes.

Kózmica dijo...

Esperabas un drama como el pasado curso, así pasa... pero los hijos crecen.
Yo recuerdo que jamás lloré, ni en el kinder ni en la primaria, era una niña que siempre llegué sola, mi mamá me subía al camioncito y m chutaba el viajecito, todos los días.

Imagino a Mateo viendo a los niños como si fuera ya todo un hombrecito que alguna vez tuvo que pasar por ese drama. Tan bello Mateo!

Saludos

PD.-NTQVCA.-así que a los 20 años..qué bárbara!

Yamely Escobar ... www.frekuenzia.com dijo...

Felicidades a Mateo por ser tan seguro.. por aceptar .. la gracia de la educacion con humildad... mientras busca juguetear con los demás..
quizas el tiene tambien sus historias ahi Don Ñets... y tiene su bandita de amigos, y las niñas a las cuales molesta... porque le gustan..! jajaj
y quizas pronto tendra tambien un blog.. donde hablara de su padre.. y de sus cosas..!
y te hara segunda.. con historias y relatos chidos..!
saludos y besos...

Julio C324r dijo...

Eeeeey, neta que es una delicia que se pongan macizos y chingones!

Voy pa´allá.

Tabita dijo...

Yo creí que los papás siempre estaban felices de tirarlo a uno en el colegio para que dejara de joder un rato ;) un abrazo para ti y otro para Mateo

Lau dijo...

yo creo que sigue siendo una linda experiencia el ver como va evolucionando Mateo :D yo todavía no tengo hijos pero espero que llore más yo que ellos... que porfavor les guste la escuelaaa!!
jaja
NTQVCA: orale 20 años!!! que padre que terminaste la uni tan joven!! :)
un abrazo!!!