lunes, 28 de febrero de 2011

Chimuelín y Chilinsqui

La vida sucede en donde te la pasas bien, que es casi siempre en donde están tus hijos.
La vida sucede en los parques. Sucede ahí y ahí se queda.

Durante el fin de semana Mateo tuvo la conmovedora destreza de perder un juguete y un diente en el mismo parque, con apenas un día de diferencia entre una pérdida y otra. El sábado uno de sus bakuganes favoritos quedó traspapelado para siempre mientras que el domingo escupió un incisivo tras darse estupendo madrazo en el pasamanos.

Al bakugán lo buscamos pecho tierra entre hojas secas, colillas de cigarro, corcholatas, palos de tutsipop, piedras, envolturas de sabalito, sandalias con pedicure francés, triciclos estacionados en doble fila, plumas de urraca, etcétera, pero no apareció.
Mateo lo lamentó esa noche hasta que se quedó dormido y cuando despertó fue lo primero que lamentó. (Trabalenguas patrocinado por Augusto Monterroso).

En cuanto al diente, a ése sí lo caché con el mismo apasionamiento con el que las amigas de la novia capean el ramo. Me sentí un poco mal porque después del accidente la boca de mi hijo chorreaba una sangre casi negra y yo sostenía el diente como si fuera una pepita de oro, emocionado con la pieza expulsada en mi mano, viéndola, larga como de caballito (de mar), como perla puntiaguda.

Corrimos al baño siendo Forrest cargando a Bubba, pero en versión campamocha y catarina. El rostro de mi hijo era un Pollock pintado a base de lágrimas, moco y sangre. Por suerte la hemorragia se detuvo primero que el llanto, poco antes de que la madre del herido llegara a la zona del conflicto con la cara que ponen las mamás para dar a entender que todas las tragedias suceden (únicamente) cuando los niños están al cuidado de los papás.

Mateo recobró la vertical poco a poco, administrando sollozos y temblorina. Luego dijo que sentía "airesito" entrando por la recién inaugurada ventana de su sonrisa y hasta posó a la cámara de mi celular. Chimuelo es otro niño, se ve más travieso, más dumb & dumber, más grande, más snif.

Del impacto nos fuimos a la fábula. El infante fue informado de la tradición del ratón que deja monedas bajo la almohada a cambio de dientes de leche. Cuando su mamá le preguntó qué se iba a comprar con ese dinero, Mateo contestó lo inapelable: "Un bakugán como el que se me perdió ayer".

PREGUNTA FRECUENTE DE ESTE POST.-
¿Qué chingados es un bakugán? Ahí va:

10 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

El ratón es la fuente principal de enseñanza financiera de los hijos. Mi ultigénito solía hacer cuentas y decir: Préstame para unos pingüinos. Te los pago pronto. Segurito la semana que entra se me cae un diente.

Afasia Anómica. dijo...

Híjole,no es que lo demos a entender,es que tenemos la certeza de que las tragedias sí suceden únicamente cuando los niños estan al cuidado de los papases.

Anónimo dijo...

Imperdonable no poner una foto de la nueva ventana en la boquita de Mateo. Me encantan los post que escribes sobre tu familia.
He sido durante meses y meses lectora de closet, pero aquí mi petición de poner foto de Mateo y su look de niño grande. Un abrazo a tí, a tu esposa y tu hijo.
Ele

Montse D dijo...

Mi hijo que ya tiene 9 anda vendiendo 23 de esos....avisame si los kieres y te los mando.... saludos

Brenda dijo...

Ay Mateo, lo que te habrá dolido la pérdida de tu juguete, digo, la caída de ese diente. Final feliz a pesar de todo no? Disfruta tu Bakugan!

Kózmica dijo...

Tal vez los accidentes suceden porque los papás dan chance a los niños de subir, bajar, brincar en donde sea mientras que las mamás todo el tiempo estan: no te subas ahí! bájate! cuidado con el charco! ... aunque pasen mil accidentes la pasamos mejor con los "papases"

Un besito a Mateo y gracias por presentar al juguetito perdido, es la primera vez que veo uno.
Saludos!

NTQVCA dijo...

Pues no tenia ni idea de que ese juguete existiera, pero eso pasa a segundo termino cuando después de leer esto me quedó con cara de mensa por la ternura que me provoca.

Anónimo dijo...

Mateo se ve siempre guapo con o sin ventanita.
Esos bakugans enserio que no les encuentro la gracia pero bueno a los ninios les encanta
Al menos a los mios tambien
Buen fin de semana Eugenius
Saludos congelados desde Suecia
Lourdes

Alesi dijo...

Hola, me he reido mucho con tus historias, caen bien, hasta me he identificado con algunas ideas, ja,
no se que post comentar, mejor ninguno.

Seguiré tus letras.

Saludos.

El Contador Ilustrado dijo...

muy colorido