viernes, 4 de diciembre de 2009

Cartas al Profesor VII: Pa' llorar

Septiembre-1994
DE AQUÍ.-

Como buen heredero del dicho "los hombres no lloran" tengo que conformarme con el inflamante consuelo de llorar para adentro. Es incómodo, las lágrimas se me escurren entre las vísceras formando estalactitas de moco, mientras mi cara se las arregla para poner gestos que van de la calma a la indiferencia a la tranquilidad.

Me muerdo un huevo, pero no lloro por fuera y provoco que el pecho se me hinche de vacío. Acumulo frustraciones inventadas o reales, tristezas a las que niego la luz del día y la luna de la noche. Sufrir por dentro es sufrir doble. Hace tiempo no lloro por fuera, la tristeza se me derrama adentro, puedo sentir cómo flota mi estómago entre el agua salada pestilente.

DE ALLÁ.-

La vida naturalmente brota para darse, para salir. Fluye incesante y cuando no sale es cuando se crean presas interiores, pequeñas contensiones que pretenden que no hay flujo, que nada sale, que somos una fortaleza infranqueable. Pero tarde o temprano se desborda o las paredes se desploman.

Nosotros escogemos ir por la vida pesados, tensos y con roturas rasgadas por todo nuestro interior, o ligeros gracias a que dejamos salir diariamente esas dos lágrimas que la vida se merece. ¿Hacerse el fuerte, para qué?

6 comentarios:

Ave Fenice dijo...

Eso de reprimirse es muy enfermizo, tiene toda la razon el profesor, caminamos pesados con todas esas "represiones" que nos esclavizan...

Duele aprender a quebrarse, vdd?

Espero que ya no llores por dentro...

Ministry of Silly Walks dijo...

Dice Malu Huacuja:

"...es de humanos el escándalo pero más perversa es la simulación. Atrás de toda mirada que se reserve el derecho al ridículo, hay una lágrima con el derecho a ser enjugada o a rodar por la mejilla sin otro destino que la barra de un bar, y es que…. las lágrimas tienen sus derechos: reclaman sus noches, sus alcobas abandonadas, sus cielos grises y sus puestas de sol. Reclaman el reclamo. Pero no son tan exigentes como parecen; a diferencia del suspiro que las encarcela, a las lágrimas les basta un Tango, para ser libres."
O una de José Alfredo, qué caray...

Lau dijo...

la represiòn es el peor sufrimiento que puede experimentar el alma...las lagrimas son para dejar fluir el dolor y no se estanque
muy lindo post E!1 super reflexivo :)
buen fin!!

Jésse Leyva dijo...

aah!! yo por eso..si me dan ganas...suelto el llanto...supongo que en todo debe de haber un equilibrio y a los hombres no les hace mal..llorar de vez en cuando..

saludos

ontobelli dijo...

Todos lloramos, todo el tiempo, gracias a eso se lubrican y limpian las corneas de los ojos.

Llorar para otra cosa es desperdiciar las lagrimas.

Kózmica dijo...

Yo sí soy chillona, pero tengo poco de serlo, antes ocultaba eso. Empiezo una pelea y me gana el llanto y así es como me derrotan, por eso mejor no peleo, por pena...en mi casa lloro cuando veo películas o escucho una buena rola que me recuerda la infancia.

Saludos