jueves, 3 de septiembre de 2009

Fichita

Por andar quitándome el salvavidas a la mitad del río, el flujo diario me ha llevado a lugares en donde jamás pensé estar, lugares realmente raros, como por ejemplo, el interior de un salón de clases de un kínder a las siete de la noche de un martes.

Antier, la Maga y yo fuimos convocados a la institución educativa en donde nuestro Tirano Saurio Tex Mex embarra los mocos bajo el pupitre, (y eso si no prefiere tragárselos pues es sabido que las flemas combinan con el Ades de mango), con el fin de conocer el "plan académico" del colegiíto.

Llegamos puntuales, saludamos sin obtener mucha respuesta de otros papás que estaban apachurrados en sillas de juguete y fuimos todo oídos para conocer a las señoritas que doman al ensamble Mateo and Friends durante las mañanas. Luego de que toda la artillería docente se presentó, la palabra fue tomada por Lupita -comandante en jefe-quien nos puso un video para que observásemos el comportamiento de los niños durante un "día normal". Y miren, yo no soy Dios, pero cuando vi a mi hijo en la pantalla echando desmadre en un salón de clases me sentí como el creador que presencia enternecido el libre albedrío de su criatura.

Mientras el chiquilingo saltaba adentro del monitor con la banda sonora de Toy Story (...yo soy tu amigo fiel...), la Maga se recargaba en mi hombro y me apretaba el brazo muy conmovida. Sí, estábamos felices de verlo en acción, pero a la vez un detalle nos hacía ruido y es que mientras los demás niños aparecían sentados poniendo atención a la clase, nuestro hijo bailaba de pie, agitando su melena de Simba.

Cuando terminó la Junta de Padres de Familia (¡¿a qué horas llegué aquí?!) y los demás papás salieron del salón para entrarle a las empanadas de cajeta y a las cocacolas que por cuenta de nuestra colegiatura montaron las maestras en el vestíbulo del kínder con el fin de promover el convivio póstumo, la Maga y yo nos acercamos con Lupita para preguntar acerca del desempeño de Mateo. Le soltamos las típicas preguntas: ¿Cómo lo ves? ¿Qué tal aprende? ¿Qué se le dificulta? ¿Cómo se porta? ¿Es sociable?, etc.

Ante la evidente movilidad que el ex bebé mostró en el video, la verdad no esperábamos escuchar miel sobre hojuelas, pero tampoco que nos íbamos a tragar una cucharada de mostaza al enterarnos que nuestro chiquitín es el más indisciplinado del salón. En pocas palabras la maestra nos dijo que Mateo es tremendo, que muchas veces quiere hacer lo que se le hincha, que se para a bailar a la mínima provocación, y que por lo mismo, lo han castigado en una esquina por desobediente.

Cuando la Maga -con la cara convertida en tomate guaje y con risa nerviosa- preguntó si Mateo no era influenciado por otro niño para portarse tan mal, la maestra pestañeó dos veces, sonrió, y dijo:

-¿Quieres que te sea sincera?: Mateo es inquieto por sí solo, no necesita de otros-.

¡¡¡Kaboom!!!

En ese momento me imaginé a los espermatozoides que acompañaron a mi hijo en su primera carrera por la vida haciendo una ola y celebrando en algún lugar de la inexistencia como señal de apoyo.

Por otro lado, Lupita mencionó cosas rescatables de su conducta porque también nos chismeó que es un niño educado que pide permiso para ir al baño, que come bien su lonche y que no es agresivo ni peleonero. O sea, es desmadroso pero no violento.

La maestra terminó su ponencia aclarándonos que estaba "bien" que Mateo fuera extrovertido y que hubiera "despertado" pues el curso pasado había sido un niño callado, tímido y poco participativo.

Más apenados que orgullosos, los papás de Billy Elliot abandonamos las instalaciones del kínder. Antes de subirnos al carro la Maga acarició un consuelo:

-Bueno, por lo menos Mateo no pasa desapercibido... cuando salga de aquí sus maestras lo van a recordar-, sentenció.

15 comentarios:

Pia dijo...

Ese es mi sobrino!!!!!!!!!! Como lo extraño. mas les vale que me manden el video.
by the way... tus groupies cada vez mas atrevidas, cuñis, aguas que al rato empiezan a aventarte brassieres y demas :)

Chef Herrera dijo...

no mames, el martes fuimos a el mismo tipo de evento: qué hueva. Me cagan esas agendas, me cagan los papas, los niños y los maestros. Me caga ir a lugares en los cuales no quiero estar. Tengo que ir a huevo, ni modo.
Ahora entiendo perfectamente por qué a mi papá rara vez lo veía en esos eventos. Ni lo culpo ni pienso que hizo mal: lo festejo, es un héroe. Los papás no deben ir a estos encuentros: ellos deben quedarse en casa bebiendo o masturbándose. Son las mamás las que deben ocuparse de estos compromisos. No mamen.

Ministry of Silly Walks dijo...

Yo no me arriesgo, para qué preguntar? Ya cuando me llegue el reporte me enteraré... digo, ni que nuestros padres y madres hubieran estado puntualito en todas las juntas y no salimos tan mal en la vida... o sí?

Ministry of Silly Walks dijo...

Además, Mateo no es vago, diría mi santa madre, es sano, es un niño sano....

Anónimo dijo...

activo e inquieto... yo quiero!!!

Nancy dijo...

Jajajaja la verdad yo preferiría a mi hijo así de inquieto que como hongo en una silla, toda esa actividad se va a convertir en cosas buenas te lo digo por experiencia.


Cuando mi enano tenía mas o menos esa edad, me decía : "mamá en el salón hay un niño que siempre lo regañan porque se la pasa echando maromas en el salón" y me decía eso a cada rato, un día por azares del destino tuve que ir a media mañana a su salón que ven mis ojos? pues al niño ese que se la pasaba echando maromas en el salón, sólo que el mentado niño era mi enano!!! sobra decir que me dieron un reporte bastante parecido al tuyo jajajaja.

Saludos!!

Ann dijo...

"Mateo es inquieto por sí solo, no necesita de otros."
maravilloso!!!
sé que las juntas de padres no son lo mas divertido del mundo e incluso creo que empeoran de acuerdo al grado en el que van.
lo peor viene cuando te toca aclararle las dudas de la junta a la madre que llego tarde y se sentó junto a ti, es horrible, y aun asi nunca he faltado a una junta de mi retoño. soy una santa!!!!

Julio dijo...

Genial. Felicidades, primo, creo que es un asunto de familia. Saludos a Maga y échele muchas porras al nene.

BRENDA dijo...

Bueno,creo que apenas está entrando al aro de la educación formal. Todavía puede echar despapaye (un poco) mientras esté aprendiendo, no?
Mi hijo no es precisamente así y me gustaría, porque creo que muestra, hasta cierto punto, independencia.
Saludos a Mateo, la Maga y a tí!

MLD dijo...

Y QUE QUERIAS FLACO!!!!!
A TODA MADRE QUE SEA ASI...ES EL MOMENTO DE SERLO......ASI ES UNA DE LAS CUATAS, DESMADROSA PERO MUY QUERIDA...UN CONCEJO BARATO....NO TE METAS DEJA QUE LAS MAESTRAS SE LA PELEN, A MENOS QUE TE PIDAN AYUDA....ES UN SPOCK HECHO Y DERECHO!

kerubin@ dijo...

No te estreses Eugene, seguramente a más de tres parejas de padres les dieron el mismo bajón que a ustedes, pero con diferente 'indisciplina'. El tuyo agarró la más bella que es la alegría, ser el alma de la fiesta.

Felicidades a tu pequeño ciclón. Ahh y sus papás también!.

Lau dijo...

oye!!! que bueno que Mateo les salio despierto y sociable ;) a mi me parece perfecto que haga travesuras y que al mismo tiempo sea un niño educado...esto quiere decir que es un niño feliz!! arriba Mateo!!!!

El Gavilan dijo...

Jaja, estoy de acuerdo con los demás Queño, mejor, como dijo Maga, que no pase desapercibido a que sea el moconete moscomuerto del salón. Y al Chef Herrera, la verdad no me puedo aguantar decirte que NO son las mamás las que deben ocuparse. Eso es tan machista como decir que tú única labor de padre consistió en donar el esperma para que tu hij@ fuera cread@. No es con ánimo peleón ni mucho menos, pero ni modo, a nosotras TAMPOCO nos gustan esas reuniones de hueva, TAMBIÉN nos encantaría estar en nuestras casas echando la hueva y pintándonos las uñas o incluso bebiendo en vez de ir a esas juntas, pero pues nos las tenemos qué chutar. Y yo creo que lo mejor es chutárnolas juntos, al final del día, (y en teoría) somos un equipo, ¿no? (bueno, digo yo...)

¡saludos!

David dijo...

No te preocupes Mr. Ñets!! Asì es mi sobrino y creeme, esos niños traen carga especial!

Kózmica dijo...

Hay niños que no pasan desapercibidos, al menos como dices, no es un niño travieso, solamente le gusta el baile.

Recuerdo que a mi mamá siempre le decían que su hija iba a ser actríz, ya que nomás había examen de matemáticas y me desamayaba, caía tal cual al piso. Todos tenemos un don y algún día teníamos que sacarlo.

Saludos!