lunes, 16 de junio de 2014

La felicidad simple

Me entero de que viene tal grupo a un festival musical en Monterrey.
La noticia no me alcanza a impresionar y, a pesar de que esa banda me gusta mucho, pienso que es otro evento que fácilmente me puedo saltar sin reservas ni arrepentimientos.
He delegado gran parte de mi diversión a la diversión que comparto con mi hijo. Cuando veo que él se divierte y que juega y que suda y corre y se ríe; entonces yo me siento bien y puedo calificar a ese día como un buen día.

Mi momento favorito de la semana es el sábado en la noche cuando llegamos Mateo y yo a casa y, -hechos un asco, en nuestro jugo, cansados y felices-, nos vamos a la cama para inventar otro cuento.
Me encanta ese momento en el que el departamento huele a que Rosy, horas antes, recicló el polvo, maquilló los escusados y trapeó nuestras pisadas viejas. En ese instante a la noche se le abre un hueco en donde apenas cabe mi satisfacción de papá, en donde agradezco y detengo el tiempo, en donde la realidad me parece perfecta como está y a mi vida no le sobra ni le falta ningún adjetivo.

Y si le hago caso a mi pulso amoroso, pero no a la razón, dejo que Mateo se duerma en mi cama para abrazarlo cuando está hecho un ángel de ojitos cerrados con la boca entrando y saliendo un acompasado soplo de vida. Ahí no le temo a nada sólo a la muerte.
Ahí sí no quiero que me atrape la desmemoria. Ahí me quiero eternizar.
Ahí me retrato y me imprimo en el álbum de Dios que no es otra cosa que el amor.

6 comentarios:

Tanis Tuns dijo...

Lo último, lo de la noche, el miedo y Dios, lo comprendo tan perfectamente. Yo también les hago cacho a mis hijas cuando quieren dormir conmigo. Saludos, siempre te leo, siempre.

Anónimo dijo...

Hermoso... ya amo a Mateo!!!

Verliz dijo...

Cada nueva historia, supera a la anterior, haces que me imagine cada detalle.
Lo vivo con los mios tmb y a veces pienso que quisiera detener el tiempo para que no crecieran tan rápido. Lo único que nos queda es disfrutar cada momento con ellos.
Eres un excelente papa, super divertido y cariñoso. Mateo y tu tienen mucha suerte de tenerse el uno al otro. Te mando un fuerte abrazo :)

moly barajas dijo...

Su aliento.. Ese aliento es hermoso hasta que descubres la masilla de los dientes mal lavados jeje 🙈

susy canales dijo...

Simplemente hermoso!!

L.L. dijo...

Recorde con mucha nostalgia, la epoca en que el universo se reducia a mis tres princesas. Cuando sacaba las galletas,prendia la Tv, cerraba la puerta de mi recamara y afuera podia caer una bomba, mi universo permanecia intacto. Lo unico que deseaba, era una mente prodigiosa, para grabarme sus ocurrencias, sus gracias,sus caritas y que sus besos se quedaran tatuados en mis mejillas. Pero los hijos crecen y cada dia los ves mas ajenos y mas lejanos Y lo unico que te queda es rebuscar en tu memoria, lo que pudo quedar de aquel universo.