jueves, 18 de marzo de 2010

Marcianos mocos

La única forma de demostrarle al mundo que se equivoca es enamorándose de los hijos. Bueno, no es la única forma, pero es la que a mí me funciona. El amor a los hijos es el absoluto por excelencia que le dice al mundo: te equivocas. Me acusarán de evadirme en el amor que le tengo a Mateo para no ver que mi Monterrey se cae a pedazos y a balazos. Si el amor es una evasión, que así sea. El mundo se emociona cuando ve una película y llega a la conclusión de que el amor "vale la pena". Pero la verdad es que lo único que vale la pena es el amor. Y luego todo lo demás.

Muchas mañanas Mateo llega hasta mi cama para invitarme a jugar a los "Marcianos Mocos". Se refiere a un juego llamado Marcianos Locos que consiste en hacer extraterrestres con una sustancia gelatinosa. A veces le digo que , pero otras veces me da mucha hueva. Desde hoy voy a proponerme hacer todos los marcianos mocos que le queden al juguetito hasta que Mateo le pierda el chiste. (Y antes de que me pierda el chiste a mí). Tengo que aprovechar que el amor más grande me despierta en las mañanas para irme a jugar con él. ¿Quién me puede mejorar esta oferta? ¿El mundo? Ni de pedo.

11 comentarios:

Ave Fenice dijo...

Yo no quiero que mi hija crezca, :(

El Contador Ilustrado dijo...

franca envidia

Anónimo dijo...

Excelente decision, se que a veces la rutina nos agobia, pero guardar energia para los niños y que ellos disfruten el tiempo que les dedicamos es la mejor recompensa de tooodas... y creo que NADA ni NADIE podra mejorar esa oferta.

Lau dijo...

cada vez que leo sobre Mateo, me dn tantas ganas de ser mamà... :) buen fin E!!!

PHERRO dijo...

Sabía decisión Mr., es el tiempo mejor empleado.
Saludos, luego lo leo.

C.R.S. dijo...

nada como despertar con unos brasitos que te abrazan y luego te digan cuanto te quiere :D

Anónimo dijo...

ohhh.... me hiciste pensar en todas esas veces que me ha ganado la flojera o el cansancio y no he querido jugar a las barbies con mi hija... :P

aprovecharé más y mejor mis ratitos libres!!!

NTQVCA dijo...

Mi papá nos ayudaba a hacer la tarea en las noches y además nos contaba histroia que nosotros les llamabamos de "su vida anímal", siempre le pediamos una más y él gustoso nos inventaba otra.
Es una buena decisión seguir jugando a los Marcianos mocos.

BRENDA dijo...

Es uno de los mejores refugios que tenemos contra todo lo malo.

Kózmica dijo...

Qué hermoso post!.

Dichoso tú que tienes la habilidad para refugiarte en un lugar tan lindo como es el amor de Mateo. Hay que saber aprovechar esos momentos... el mundo sale sobrando.

Saludos!

Angelica dijo...

Alguna vez me sentí culpable de tener que trabajar todo el día y dedicarle tan sólo unos minutillos a Diego (3 años, "pelo ya melo cumplo cuatlo"), hasta que una buena amiga que ya es abuela me dijo: "Tu vida con tu hijo no se compondrá de días enteros, sino de momentos que realmente disfrutes y que en un futuro puedas recordar y volver a disfrutar". Es lo mejor! Son nuestros momentos...y por cierto, también sus "malcianos loocos malcianos loocos!" =)