viernes, 27 de diciembre de 2013

Mi batalla

Hoy en la mañana me agarré a madrazos con mi edipo; no parece que le vaya ganando, pero al menos ya prendí la luz, ya sé dónde anda, y ya vi dónde centrarle los derechazos. Nos alumbra el mismo fuego, hemos hecho el mismo camino, pero ya estuvo bueno; ya quiero ser; me urge ser.

Destetarse no es mudarse de techo en techo según a como venga la renta; no es comprar departamento, no es titularse ni agarrar un empleo; madurar es cambiarse los pantalones cortos por los largos; es ser lo que seré al dejar de ser ese niño que todavía soy.

Y en el fondo, en las orillas, en el codo de esta tubería flota la certeza de que todavía la extraño, sin que esto quiera decir otra cosa que eso: la extraño. Ayer mucho.

Rolita por favor.-


4 comentarios:

Caníbal dijo...

Me gustó mucho cómo termina este post, la parte de la rolita, vaya, y no por la frase en sí sino por lo que dice el post. No sé explicarlo; en las madrugadas no funciono igual.

Algún día usaré ese final y no te daré crédito porque necesitaré creer que yo lo inventé.

susy canales dijo...

Me fascina!!

Miss. Berrinches dijo...

Tengo leyéndote desde hace muchos años, desde que abusabas de las negritas en tus textos...y pues espero seguir haciéndolo...

moly barajas dijo...

Ya te extrañaba :)