miércoles, 9 de junio de 2010

Bubímetro

Los treintañeros estamos divididos en un singular vértice que mira hacia dos gustos: ¿Preferimos senos naturales -cualquiera que sea su caída-? o ¿nos atraen más aquellos retocados con cirugía plástica?

La polémica se dio durante la última carne asada con mis amigos, cuando un broder llegó a la reunión con esa cara extraviada que ponemos los hombres cuando acabamos de pagarle un caro capricho estético a la esposa.

En el trámite de su tercera cerveza, el doliente confesó que su mujer le pidió como regalo de aniversario un aumento y reacomodo de bubis, alegando que la maternidad había reducido su abultada copa C a una tímida copa A.

El tema sirvió como excusa para dividir al grupo entre los que están a favor del bisturí y los que simpatizamos más con los senos orgánicos y libres de implantes.

Uno de los presentes defendió su postura alegando que la operación de bubis está out y que incluso revistas como Playboy están regresando "a lo básico" eligiendo a conejitas con senos más discretos como Sara Jean Underwood (foto).

-El reinado de Pamela Anderson se acabó-, dijo y apoyó su argumento hablando muy bien de las flacas sexys como Miranda Kerr que se lucen en el catálogo de Victoria's Secret. (De hecho todos coincidimos en que ese catálogo es más hot que cualquier Playboy).

Otro de mis amigos, que estaba muy concentrado acostando tibones en la parrilla, se dio tiempo para analizar, según él, lo que las mujeres realmente quieren.

-La mujer ve como una obligación tener bubis medianas o grandes. Es parte de su feminidad, así se lo exige su naturaleza, y por eso las que no tienen se sienten inseguras. Es más, la ropa está diseñada para que se vea mejor en las que tienen buen teclado que en las planas-, dijo.

-Pues sí-, contestó otro, -pero entonces si los diseñadores hacen ropa para que se vea mejor en mujeres tetonas, ¿por qué muchas de las modelos son planas y como quiera se ven bien buenas en la pasarela?-.

El silencio nos visitó por algunos segundos.

-Las modelos se ven bien buenas porque están bien buenas- remató un tercero.

Mientras las agujas norteñas llegaban a su punto y los chilacas rellenos de queso se escurrían hacia las brasas, los siete amigos seguíamos sin ponernos de acuerdo. Entonces decidimos preguntarle su opinión a el más práctico de la raza, que siempre está pegado al asador y es conocido por hablar poco, pero menos mal que el resto.

-Es muy sencillo: Hay güeyes que les gusta la arrachera marinada y hay güeyes que les gusta natural. Yo soy de los que la prefieren natural porque creo que si la carne necesitara condimentos, la vaca ya los traería de nacimiento-, dijo, e inmediatamente siguió atizando los cortes incandescentes.

Y se acabó el tema. El resto de la noche discutimos si Messi llegaría a ser algún día como Maradona.

11 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

Al final y muy independientemente de lo que los varones deseen, la elección la toma la mujer en cuestión, aunque es un poco triste que elija el bisturí por sentirse inadecuada.
Yo he visto que existen dos tipos de hombre: los de bubis y los de nalgas. Los de bubis se sienten muy atraídos a chicas copa C, mientras que los hombres de nalga, eso es algo que no le preocupa mucho. Tal vez tu amigo callado es un hombre de nalgas.

NTQVCA dijo...

Concuerdo con Ministry, hay quien mira por delante o quien prefiere por detrás, el punto medio creo yo es lo mejor, ahora que si a mí me preguntan, me gusta que los hombres tengan buena nalga, se ve bien y hay de donde agarrar.

Ministry of Silly Walks dijo...

Uy, las nalguitas... pero cómo no.

Mujer Maravilla a la Mexicana GG dijo...

Espero que Messi NUNCA llegué a ser como Maradona.

Abrazo

Anónimo dijo...

ja lo de las vacas estuvo conmadre... es cuestion de gustos... es dificil llegar a un acuerdo...

peeeeero, la verdad a las chicas si nos preocupa que nuestras niñas dejen de verse lindas para nuestro hombre después de los bebes... y los treinta y tantos...

nos hace sentir inseguras... nos da miedito que volteen a ver otras titis mejor puestas...

es natural... siempre queremos gustarles más!

saludos

Pedro Henriquez Ureña dijo...

Por qué imitas a Juan Villoro???

Hasta la ultima frasesita se escucha cinica: "El resto de la noche discutimos si Messi..." etcetera.

Mr. Ñets dijo...

Pedro:

A Villoro hay que imitarle la prosa y la barba, aunque no nos salga bien ni una ni otra.

Saludos.

Kózmica dijo...

Pues yo opino lo mismo que Ministry y NTQVCA. Me ha tocado conocer amigos que me critican por no tener bubis y otros por tener buen trasero...

Yo jamás me operaría, siento que las bubies les quedas a las chicas altas y delgadas. Ahora con el embarazo me han salido un poco de bubies y me siento muy extraña, me incomodan un poquito. Pero si reconozco que hay ropa que sé se me vería mejor si tuviera una buena delantera.

Saludos!

Lau dijo...

en gustos se rompen generos... yo antes de casarme era una discreta copa b pero no se si fue por las subidas de peso y los cambios hormonales que ahora soy copa c ( a mi marido le encanta y no deja de darle gracias a Dios jeje) pero para mi siento que mis lolas a veces hacen que me vea gorda aunque debo confesar que al final del dia estoy contenta ;) saludos E!!

LEO dijo...

Yo soy de la carne inyectada con papaina de la Ramos, y las tetas naturales. Si las dos estan suavecitas uno cena mas rico.

Marxe dijo...

Pues es la primera vez que escucho que una mujer pierde bubis después de la maternidad. A menos que la chica en cuestión haya alcanzado la copa C durante la lactancia y al terminar ésta, haya vuelto a su copa A.

Lo que es cierto es que si la chica se siente más contenta (y estéticamente no se ve exagerada) pues que bueno que tenga los medios (o el marido) para hacerlo. :)